martes, 16 de noviembre de 2010

¡ATENCIÓN, ATENCIÓN, ATENCIÓN!



 Un ave desplumada del Cineclub cacareando a San Fellini nuestros problemas

Tras más de un mes de suspense, en el que no parecía verse luz a la salida del túnel, convocamos a los socios y seguidores del Gallinero el Martes día 23, a las 20,30, en la Sala Avenida de Jaraíz de la Vera, para trasladar la buena noticia del comienzo de la octava temporada y cerrar la Asamblea General que quedó abierta el pasado 5 de Octubre.

Hablaremos de las cuotas para este año, informaremos de la situación y trataremos de responder a las dudas que nos planteéis. La idea, si no surge ningún inconveniente de última hora, es poner nuestra primera película (la que haría el nº 218) el Jueves 25 y el Viernes 26.

¡Larga vida al Gallinero!

6 comentarios:

  1. Buenísimo el padre nuestro a San Fellini, también la imagen y lo mejor el noticiòn del comienzo de la octava temporada del Cine Club El Gallinero. Mos unimos al reconocimiento que hace Jerónimo, el apache chiricahua.
    Ya es difícil, imaginar un otoño e invierno sin el Cine Avenida abierto. Nos gusta la sala del cine, las películas que se proyectan, la hoja con la psinósis, las conversaciones que surgen en torno a la película proyectada, el ratito de la cerveza, los comentarios en el blog...
    Renunciar al cine, sería AÑORAR demasiadas cosas, de lo que de verdad te alegra la semana.

    ResponderEliminar
  2. "La desplumá"18/11/10 18:42

    San Fellini bendito, si nuestras suplicas escuchas y "La cosa funciona" librándonos de la "Desgracia",te haremos "La ola",repudiaremos al "Anticristo" exiliándonos de "Gomorra", en tu hornacina colocaremos una "Cinta blanca" y además te prometemos "Mil años de oración"

    ResponderEliminar
  3. Manso Cordero18/11/10 18:50

    "Jodia" debe andar la cosa para que las aves del Gallinero le anden dando coba a un golfo y encomendándose a lo más bajo en el escalafón del santoral

    ResponderEliminar
  4. Con los primeros fríos, infatigable, como cada otoño, hace semanas que alcancé las dehesas extremeñas desde las estepas del norte de Europa. Como cada temporada, al llegar el ocaso, retorno a revolotear por Jaraiz y circunvalo El Gallinero, con intención de volver a colarme discretamente en el cine para disfrutar del calor y la suculenta pitanza. Una tarde tras otra, he realizado vuelos y revuelos sobre el edificio, observando con tristeza la soledad que respiraba.
    Cierta noche percibí alborozada que la sala abrió sus puertas y que alborotados “avechuchos” de diversa índole entraban y se acomodaban en el patio de butacas. Tanto las anátidas, como las gallinas, igual que las pavas reales, el pollito y demás aves, presentaban gestos cariacontecidos, plumajes alicaídos y crestas laxas. Cacareaban con voces graves y alteradas- La excepción era un pavo grandote que cubría su crestón con un casco y que se mostraba eufórico y excitado: aleteaba, sacaba pecho y se movía inquieto dando empujones a los pollos más pequeños. Nadie parecía hacerle caso… Al granjero le costaba poner orden en aquel desconcierto. Después de este desatino, las aves salieron en bandada camino del Arco… Ignoro de qué hablaron esa noche, ya que no habían visto película alguna.
    Y así han ido pasando las jornadas para mí. Paso el día embelesada; contemplo el paso de las nubes, observo cómo geminan las bellotas y comisqueo gusanitos. Pero al caer la tarde me embargan el desánimo y la nostalgia de otras invernadas. Hoy me siento afortunada, al mediodía, un Pollito desastrado se me ha acercado dando botes y me ha piado que El Gallinero vuelve a abrir sus portones.
    ¡Qué alegría, podré volver a acicalarme el moño y adornar mi plumaje los días del cine! Cada jueves o viernes, me albergaré cerca de la Gallina Clueca, ese ave que desprende tan confortable olor y calor!

    ResponderEliminar
  5. Gallito Tiesecito19/11/10 19:39

    Pitas, pitas, piiiitas . Pitas, pitas, pitas, piiiiiitas. Pitas, pitas, pitas. Vaaamos toas pa dentro, ¿pero qué os habíais creío, que habíamos cerrao el gallinero? ¡buenos estaríamos!

    ResponderEliminar
  6. El Asilvestrado20/11/10 1:28

    ¡Qué revuelo, qué plumerío! ¡Cómo anda este corral de alborotao!
    Vaya con las "joias" aves estas... Se pasan el verano ociosas, de garganta en garganta, sin más tarea que disfrutar del buen tiempo. Y, luego, en llegando el otoño y el frio, si no encuentran un refugio con pienso de calidad que llevarse al buche, se ponen nerviositas perdías... ¡Lo quieren todo, cómo son!

    ResponderEliminar