domingo, 14 de octubre de 2018

Película 447 # Año XVI


Filmoteca de Extremadura
Programación de cine itinerante por  núcleos rurales extremeños en colaboración con 
CineClub "El Gallinero"

La casa junto al mar
18 de Octubre/2018
Sala Avenida/Jaraíz
201:30 Horas



DIRECTOR 

Robert Guédiguian

GUIÓN: Robert Guédiguian, Derge Valetti

FOTOGRAFÍA: Pierre Milon

REPARTO: Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darrousin, Gérar Meylan, Jacques Boudet, Anaïs Demoustier, Robonson Stévenin, Yann Tregouët, Geneviève Mnich, Fred Ulysse 

GÉNERO:   Drama / Familia 

DURACIÓN: 107 Min.

PAÍS: Francia     AÑO:  2017


SINOPSIS

Estamos en pleno invierno. En una pequeña cala cerca de Marsella, Angèle, Joseph y Armand vuelven a la casa de su anciano padre. Angèle es actriz y vive en París, y Joseph acaba de enamorarse de una chica mucho más joven. Armand es el único que se quedó en Marsella para llevar el pequeño restaurante que regentaba su padre. Es el momento de descubrir qué ha quedado de los ideales que les transmitió su progenitor, del mundo fraternal que construyó en este lugar mágico en torno a un restaurante para obreros. Pero la llegada de una patera a una cala vecina cambiará sus reflexiones...


¿Quién es quién?

Robert Guédiguian (Marsella, 1953)

Director, actor, productor y guionista de cine francés.
Nacido en el barrio más comunista de Marsella, es hijo de un armenio y de una alemana. El entorno en que transcurrieron sus años de infancia y adolescencia le marcó profundamente, hasta el punto de quedar reflejado en todas sus películas. Marsella es la ciudad en la que desarrollan sus filmes. Su cine es el retrato de las clases trabajadoras, los oprimidos, los débiles y los pobres. Ese esfuerzo por reflejar la precariedad laboral, el mundo de la inmigración, las malas condiciones de trabajo, el paro, la marginalidad y la carencia total de bienes, hace que algunas de sus producciones bordeen un territorio próximo al neorrealismo italiano.
Durante un breve tiempo estuvo ligado al partido comunista, finalmente prefirió plasmar en el cine su compromiso político, narrando la vida en fábricas, supermercados, calles humildes, zonas portuarias marsellesas. Según él, ésta debe ser la tarea de los intelectuales y los artistas.

Estudió sociología en la universidad de París en los años setenta y allí es donde conoció a René Féret. El éxito le llega en 1997 con "Marius et Jeannette". La película, con consenso unánime de la crítica internacional, cuenta la historia de amor entre pobres con gran dulzura pero sin ironía. A partir de entonces el guionista, realizador y productor consagrado se embarca en una carrera de más de una docena de películas.
En su filmografía destacan: "Último verano" (1981), "Rojo Sur" (1985), "¿Quién sabe?" (1985),  "Dios vomita a los tibios" (1989),  "El dinero da la felicidad" (1992), "Marius y Jeannette" (1997), "De todo corazón" (1998), "¡Al ataque!" (2001), "La ciudad está tranquila" (2000), "Marie-Jo y sus dos amores" (2002), "Mi padre es ingeniero" (2004) y "Presidente Miterrand" (2005).
   
En octubre de 2012 aterrizó por El Gallinero con “Las nieves del Kilimanjaro” (película 276 de nuestro catálogo), la cinta nada tiene que ver con la novela de Ernest Hemingway, sino con los sueños obreros, truncados durante la crisis. El guión de la película parte de una pareja estable que percibe el fracaso del sindicalismo. Ese año, con motivo de su estreno en España, declaraba: "La lucha de clases atraviesa el pueblo en sí mismo, a cada trabajador, porque el capital ha conseguido crear la ilusión de que todo el mundo era un poco capitalista, de que todos éramos burgueses; una ilusión que podía interiorizarse a través de pequeñas cosas concretas como el pequeño accionariado, el acceso a la propiedad".

Más recientemente ha estrenado "El cumpleaños de Ariane" (2014) y "Una historia de locos" (2015)



Otros miembros del Clan Guédiguian

Ariane Ascaride (Marsella, 1954)


Esposa y musa de R. Guédiguian, es la protagonista de casi todas sus películas. En 1998 ganó el premio César a la mejor actriz por su papel en “Marius y Jeannette”. También consiguió el galardón a la mejor actriz de la Seminci en 2000 por su interpretación en “La ciudad está tranquila” y en 2006 se alzó con el premio a la mejor actriz del Festival de Cine de Roma por su papel en “Le Voyage en Arménie”.




Jean-Pierre Darroussin (Courbevoie, Francia, 1953) 

Actor y realizador francés. Desde 1979 ha trabajado en más de cincuenta películas con directores como Jean-Jacques Annaud, Olivier Assayas, Bertrand Blier o Aki Kaurismäki. Es uno de los fijos en la plantilla de Guédiguian.

Gérard Meylan (Marsella, 1952) 

Es un actor, pero también ha trabajado como enfermero en el hospital público.
Su amigo y director casi exclusivo Robert Guédiguian (ha rodado más de quince películas con él) le brindó el papel clave de "Marius" junto a "Jeannette" (Ariane Ascaride ) en “Marius y Jeannette”. 


Jacques Boudet (Paris, 1939)

Básicamente es  actor de teatro.
En la gran pantalla ha trabajado con cineastas tan prestigiosos como Blier, Tavernier, Lelouch o Besson, pero es gracias a su colaboración con Robert Guédiguian como ha ganado notoriedad en el cine. El actor pasó a integrar la "familia" del director marsellés en su segundo largometraje, "Rouge Midi" (1983), y lo encontramos en casi todas sus películas. Así forma con Pascale Roberts una pareja tierna y divertida en "Marius y Jeannette" y "La ciudad está tranquila" . Al tener un aire de familia con Philippe Noiret , interpreta al hermano de este último en "Padre e hijo" de Michel Boujenah. En 2004 fue recuperado por su director fetiche, Robert Guédiguian,"Mi padre, es un ingeniero" en el que tiene como hija a la musa de la cineasta, Ariane Ascaride.
para


Vigencia y nostalgia de la Revolución

Robert Guédiguian sigue siendo un irreductible. Casi 40 años después de su primera película, "Último verano" (1980), el director continúa, a machamartillo, con su espíritu revolucionario, voz de la conciencia de la clase obrera de una Francia que, en estas cuatro décadas, ha cambiado mucho. Y seguramente no hacia su lugar soñado.
Sin embargo, a los 64 años, junto a sus modos batalladores, consciente de la ruta política hacia la que se ha dirigido buena parte de su país en los últimos tiempos, Guédiguian parece expeler una cierta desesperanza. Y el año 2017 es una muestra de esa ambivalencia: fue uno de los productores de la excelente "El Joven Karl Marx", didáctica de sus ideales, de sus orígenes, y dirigió la cautivadora "La Casa Junto al Mar", donde una sombra de abatimiento apunta a que las grandes ilusiones quizá hayan alcanzado la categoría de utopía. Una obra en la que el peso de la conciencia adquiere protagonismo, y en un tiempo en el que sus personajes —encarnados por los de siempre, los maravillosos Ariane Ascaride, Gérard Meylan y Jean-Pierre Darroussin — parecen casi más predispuestos para la armonía que para la contienda.
Por supuesto que aún hay motivos para la lucha —la inmigración, los refugiados, los despidos, los desmanes inmobiliarios, la tiranía del turismo…—, pero al mismo tiempo surge la búsqueda de una calma interior que desvela una pizca de cansancio. Así, esos afanes de sosiego llegan por el camino de la bondad, lo que en cierto modo no deja de ser ideológico. Sobre todo porque no se trata de una bondad natural, sino de una bondad elegida, buscada, trabajada y, al fin, lograda.
Con reminiscencias explícitas de El alma buena de Sezuán, de Bertolt Brecht, La Casa Junto Al Mar encuentra su momento cumbre en un flashback tan emocionante como amargo, en el que el director utiliza una secuencia de "¿Quién sabe?", su tercera película, de 1985, para mostrar el brío juvenil de un grupo de personajes de ficción que también eran combatientes artísticos, y aún pretendían cambiar el mundo. Una época puede que irrecuperable; para sus personajes, y para su cine.

(Jordi Costa, El País) 

domingo, 7 de octubre de 2018

Película 446 # Año XVI

Western
11 de Octubre/2018
Sala Avenida/Jaraíz
20:30 Horas



DIRECTORA

Valeska Grisebach






GUIÓN: Valeska Grisebach

FOTOGRAFÍA: Bernhard Keller 

REPARTO: Meinhard Neuman, Reinhardt Wetrek, Waldemar Zang, Detlef Schaich  

GÉNERO:   Drama / Inmigración

DURACIÓN: 100 Min.        PAÍS: Alemania 

AÑO: 2017



  SINOPSIS
Una cuadrilla de obreros alemanes sienta campamento en un pueblo búlgaro para levantar una central hidráulica. Molesta el descaro zafio de su despliegue, ofende la saña eficiente con que desarraigan el paisaje, y agravian con sus sudores masculinos de beberse la paga y silbar agudo al paso de las chicas. Va a estallar el conflicto...


¿Quién es quién?

Valeska Grisebach (Bremen, 1968)


Es uno de los mayores talentos de la nueva ola de cineastas alemanes. Se crió en Berlín, donde cursó estudios de Filosofía mientras comenzaba a desarrollar su pasión por el mundo del cine. Decidida a dedicarse profesionalmente a la dirección, Valeska pone rumbo a Viena donde se instala en 1993 para cursar estudios en el Departamento de Dirección de la Viena Film Academy, bajo la dirección, entre otros, de Michael Haneke.

En 1997 dirige su primer corto, pero es en 2001, con su ópera prima  "Mein Stern" cuando sale definitivamente del anonimato para entrar en el circuito festivalero con considerable éxito y algunos premios. El público tendrá que esperar cinco años para ver su segundo trabajo, "Nostalgia", película presentada con excelente acogida distintos festivales internacionales.
“Western” (2017), su tercer largometraje, participó en el 70º Festival de Cannes en Un Certain Regard y recibió numerosos premios en todo el mundo.





2017: Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial)
2017: Festival de Mar del Plata: Mejor director
2017: Festival de Sevilla: Premio Especial del Jurado
2017: Premios del Cine Alemán: Nominada a Mejor película y Mejor director



La economía europea y el mundo del trabajo como territorio de desencuentros.

Sigue sorprendiendo que todavía recurramos a los arquetipos mayores del género, no solo en la construcción de paisajes o símbolos estéticos, sino en la alegoría masculina y en la fascinación por lo telúrico, para abordar exactamente igual que hace décadas una indagación universal alrededor de las fronteras, tanto físicas, como emocionales.
La realizadora alemana combate la dolorosa reconstrucción de la masculinidad fraguando un relato que acecha a la imagen triste y derrotada del hombre, a la misma vez que le tiende manos a una imagen de hombre también profundamente desconfiada con su historia.
Western socava la identidad masculina tejiendo una urdimbre de narraciones cruzadas calibrando todas las variables y motivos históricamente atribuibles a sus universos. Podríamos decir que su obra deconstruye unos mitos que con el tiempo perdieron cualquier arraigo con la realidad. 
Meinhard surge en escena desde la frondosidad de un bosque. Desconocemos el trayecto que lo conduce hacía ahí, pero se incorpora en el plano como una sugerente presencia de otro tiempo. El perfil de Meinhard dibuja la figura de un caballero andante, dando pasos firmes a un lugar inexplorado. Se une a sus compañeros, trabajadores alemanes que están en Bulgaria para construir una presa hidráulica. La cámara presta especial atención a su sensible soledad. 
Pocas películas hemos visto que sean capaces de abrazar de esa forma tan contundente la tristeza de un hombre.


Es palpable, loable, magistral, la capacidad que tiene Grisebach de apropiarse y metabolizar cualquier mitología bien sea del western o de la literatura popular, y ofrecernos un ejercicio sublime, e interesantísimo, acerca de la reconstrucción de la identidad masculina.
Western subvierte el discurso comúnmente unido a la cultura estadounidense por el escenario de la nueva Europa, muy bien hilado e interconectado con las políticas y problemas acaecidos en los últimos años.
(David Tejero Nogales. “El penúltimo mohicano”)



martes, 2 de octubre de 2018

Película 445 # Año XVI


Casi 40
4 de Octubre/2018
Sala Avenida/Jaraíz
20:30 Horas



DIRECTOR

David Trueba


GUIÓN: David TRueba

FOTOGRAFÍA: Julio César Tortuero 

REPARTO: Lucía Jiménez, Fernando Ramallo, Carolina África, Vito Sanz  

GÉNERO:   Comedia / Romance

DURACIÓN: 87 Min.        PAÍS: España 

AÑO: 2018



  
SINOPSIS

Una modesta gira de conciertos vuelve a reunir a dos amigos de juventud. Ella, cantante de éxito, ya retirada de la escena. Él, que sobrevive como vendedor de productos cosméticos, pretende relanzar la carrera musical de quien fue su amor de adolescencia.


¿Quién es quién?

David Trueba (Madrid, 1969)

Escritor, periodista, director de cine, guionista y actor español.
Estudia Periodismo y pronto comienza a trabajar en prensa, radio y televisión. Como guionista, debuta con la película “Amo tu cama rica” (Emilio Martínez-Lázaro, 1992). Tras estudiar en el American Film Institute de Los Ángeles, continúa su carrera en España con el guión de “Los peores años de nuestra vida”, de nuevo bajo la batuta de Emilio Martínez-Lázaro, uno de los grandes éxitos de 1994. En esa época codirige para televisión el show “El peor programa de la semana” junto a El Gran Wyoming.
Sus éxitos como guionista siguen con películas como “Two Much” (1995), “Perdita Durango” (1997), “La niña de tus ojos” (1998), “Vengo” (2000) o el documental “Balseros” (Carles Bosch, 2002).
“La buena vida” (1996) es su primera película como director. Fue seguida por “Obra Maestra” (2000), en ella narra las vicisitudes de un director de cine aficionado que secuestra a una actriz para convertirla en la protagonista de su propio film y “Soldados de Salamina” (2003), adaptación cinematográfica de la novela homónima de Javier Cercas. “Bienvenido a casa” (2006), recibió el premio al Mejor Director en el Festival de Málaga. Ese año codirige junto a Luis Alegre la “La silla de Fernando” en la que se da a conocer un Fernando Fernán Gómez brillante e inteligente. En 2010 crea y dirige para para Canal + la serie “¿Qué fue de Jorge Sanz?”, ficción en clave de comedia, en la que el actor Jorge Sanz se interpreta a sí mismo en un momento de declive personal y profesional.
En 2011 vuelve al cine con “Madrid, 1987” (Sección Oficial del Festival de Sundance). Ya en 2013, dirige el documental “El cuadro”, sobre el proceso de creación de una obra del pintor Josep Santilari. Ese mismo año, “Vivir es fácil con los ojos cerrados” recibe 6 Premios Goya que la convirtieron en la gran triunfadora de la edición.
“Casi 40”, presentada en el Festival de cine de Málaga de 2018, obtuvo el Premio Especial del Jurado. humana.

En el pasado, este individuo desgarbado y dicharachero, hermano de un tal Fernando, y casado con una tal Ariadna Gil, se ha presentado en El Gallinero con dos películas bajo el brazo: “Soldados de Salamina” (película 49, primavera del 2003) y “Vivir es fácil con los ojos cerrados” (película 335, marzo del 2014).



“Los 40 son una edad en la que los pilares ya deberían ser de cemento y no de caramelo”. (David Trueba)

La película es un canto a las librerías, las ciudades pequeñas, la melancolía y al abismo que supone cumplir 40 años y comprobar que la vida no es lo que te habías esperado. Reivindica la cultura en un tiempo en el que triunfa la superficialidad y la obsesión por el aspecto externo. “La gente va al gimnasio pero no lee un libro o un periódico en su puta vida”, suelta el personaje de Ramallo en un momento del metraje.
“Las apariencias nos importan mucho, hay un esfuerzo desmedido por mostrar una cara positiva, amable, feliz y bella”, critica Trueba. “Casi” 40” es una cinta pequeña. Cine de guerrilla.

(Extracto de la crítica de Olga Pereda)


Entre la nostalgia del ayer y el conformismo de un presente sin muchas opciones, discurre una película de tono amable y trasfondo reflexivo.  El director utiliza una “road-movie” por los pueblos de España que sirve para contraponer los caracteres y las distintas formas de entender la vida. Además del romanticismo crepuscular que impregna la película, resulta asombrosa la manera en la que el director integra una serie de actuaciones musicales en momentos clave de la película expresando las emociones de los personajes.
La película crece en los momentos de intimidad, cuando Lucía y Fernando se muestran vulnerables y desnudos y se olvidan de teorizar y las lecciones dan paso a las emociones en estado puro y a los sentimientos de fragilidad humana. 
(Extracto de la crítica de Beatriz Martínez)






martes, 25 de septiembre de 2018

Película 444 # Año XVI

Happy End
27 de Septiembre/2018
Sala Avenida/Jaraíz
20:30 Horas



DIRECTOR

Michael Haneke

GUIÓN: Michael Haneke

FOTOGRAFÍA: Christian Berger 

REPARTO: Isabelle Huppert,  Jean-Louis Trintignant,  Mathieu Kassovitz,  Fantine Harduin, Toby Jones,  Franz Rogowski,  Laura Verlinden,  Aurélia Petit,  Hille Perl, Hassam Ghancy,  Nabiha Akkari,  Joud Geistlich,  Philippe du Janerand, Dominique Besnehard,  Bruno Tuchszer,  Alexandre Carriere,  Nathalie Richard, David Yelland,  Maryline Even,  Frédéric Lampir,  Jack Claudany,  Waël Sersoub, Marie-Pierre Feringue,  Maëlle Bellec,  David El Hakim,  Timothé 'Tim' Buquen

GÉNERO:   Drama / Familia

DURACIÓN: 110 Min.        PAÍS: Austria 



  SINOPSIS

Una familia burguesa que posee una empresa en Calais, al lado de los campamentos donde viven miles de refugiados.  


¿Quién es quién?

Michael Haneke (Múnich, 1942)


Director y guionista cuyo cine se caracteriza por un estilo inquietante, turbador y sombrío. En sus películas es amigo de escarbar en los problemas y contradicciones de la sociedad moderna. Es un tipo valiente, en 2002 fue uno de los primeros creadores con la osadía suficiente para encaramarse en la cubierta de El Gallinero, lo hizo con “La Pianista” (Pel. 2), hablamos de un tiempo remoto en el que el CineClub acaba de iniciar su singladura. Nos ha visitado luego con “Caché” (pel. 81),  “La Cinta Blanca” (Pel. 214) y “Amor” (pel. 305). Cabe añadir que todas han dado lugar a la controversia y la polémica. 

   
Cursó estudios de Filosofía, Psicología y Drama. Tras graduarse trabajó como crítico cinematográfico y entre 1967 y 1970, como editor y dramaturgo. Debutó como director televisivo en 1973. Desde 2002 ejerce como profesor de Dirección en la Academia de Cine de Viena. En sus clases hace especial hincapié en la dirección de actores, ya que para él es la base de la credibilidad real y emocional  de una escena.
Desde sus primeras obras ha puesto el escalofriante ojo de su cámara en los rincones más oscuros y desasosegantes de la condición humana. En un mundo que banaliza la violencia hasta hacerla pasar inadvertida. Haneke transciende el poder de la imagen y, armado de la comprensión psicológica de lo que filma, lleva al espectador a un estado de catarsis impredecible. Enfrentarte a una de sus películas es un desafío a la resistencia psicológica y un pasaporte a los mecanismos de la angustia, a la alienación y al vacío moral del mundo contemporáneo. Su rotunda visión del comportamiento psicópata quedó sellada en “Funny Games” (1997), posiblemente la película más asfixiante que se recuerda. Ha imaginado el apocalipsis en “El tiempo del lobo” (2003) y filmes como “La pianista” (2001) o “Código desconocido” (2000) no le van a la zaga en crudeza emocional. Su violencia quiere despertar a la sociedad contemporánea de su letargo. Con “Caché” (2005) realiza otro viaje a los oscuros secretos del alma humana.



Disparando sin piedad contra la sociedad europea. 

La nueva película de Haneke es difícil de definir y mucho más de catalogar. Los hay atrevidos que la llaman comedia negra; hubo quien se arriesgó todavía más al intentar promocionarla como la película de Haneke sobre el drama de los refugiados. “Happy End” es una constante auto-referencia más o menos sutil a los temas que han plagado su filmografía hasta el momento: el desenmascaramiento de la clase burguesa, la violencia implícita en el statu quo, la aproximación al dolor, la candidez contra la sociopatía… Con una magnífica técnica, Haneke confirma que, después de todos estos años, mantiene la búsqueda de la mejor versión de sí mismo. Es posible que estemos presenciando una evolución hacia un contenido mucho más íntimo, como ya se intuía en su anterior película; puede ser también que, en esta ocasión, esa mirada hacia el interior haya sido demasiado drástica y el resultado parezca un largo epitafio a una vida artística. Georges, el anciano patriarca de Happy End, es uno de los ejemplos de cómo un flujo estancado en la decadencia debe, de alguna forma, asomarse a la muerte para comprender la necesidad de su final. Dándole una vuelta más profunda a esta cuestión, puede que en el fondo el final feliz de Haneke sí que tenga esa desoladora visión de Europa que se nos prometía al principio.
 (Celia Carrió, ”El cine en la sombra”) 

Pregunta: ¿Qué contesta a los que ven en su película una vertiente testamentaria, como ya se dijo de las últimas películas de Bergman?
M. H.: Si nos referimos a Bergman, la expresión "película testamentaria" se repitió con cada una de sus últimas películas, pero no dejaba de rodar. Ya veremos si Happy End es mi última película. Dejémonos sorprender...





domingo, 16 de septiembre de 2018

Campaña de bonos Temporada XVI


 BIENVENIDOS AL AVIARIO


“Invitación de boda”, película ofertada por la Filmoteca de Extremadura dentro de su Programa de cine itinerante por núcleos rurales extremeños, abre la XVI Temporada del CineClub. Nuestro granjero ya puede tirar de chaira y grabar la muesca 443 en la vara que exhibe a las puertas del corralón. ¡Estará satisfecho el jodío, aunque calle!

Por una vez, y sin que sirva de precedente, vemos el futuro con moderado optimismo, esperamos poder llegar a junio sin contratiempos.

“El Gallinero” nació con la aspiración de ser un proyecto abierto y participativo. Reivindicamos el cine como bien artístico y cultural. En esta tarea esperamos poder contar con tu colaboración. No olvides que tu presencia, cada jueves, en la sala nos insufla el aliento necesario para seguir respirando, a la vez que constituye un alivio imprescindible para nuestra menguada caja de resistencia.


EMISIÓN DE BONOS

El bono de socio sigue siendo de 50 €, e incluye 12 sesiones del Gallinero más 5 de la Filmoteca, con una validez estimada hasta el 7 de febrero (incluído) si los vientos soplan de cola.
El corral ha decidido seguir manteniendo los mismos precios: la entrada ordinaria 5 euretes de nada en pelis del Gallinero, y los míseros 3 las de Filmoteca. Al socio le sale un a priori por peli de 2,94 napos, menos de la mitad de la media nacional del año pasado y a años luz de la media europea. Un jodid... verdadero regalo, que además supuso el ahorro para el socio de casi 50 napos en la pasada temporada.
Los bonos los podéis adquirir el mismo jueves en taquilla o bien hacer un ingreso en nuestra cuenta corriente en OpenBank, entidad online que no nos genera comisiones y cuyo código a saber es: IBAN ES67 0073 0100 5805 0528 4861.





Película 433 / Año XVI

Filmoteca de Extremadura
Programación de cine itinerante por  núcleos rurales extremeños en colaboración con 
CineClub "El Gallinero"

Invitación de boda
20 de Septiembre/2018
Sala Avenida/Jaraíz
201:30 Horas



DIRECTOR 

Annemerie Jacir

GUIÓN: Annemerie Jacir

FOTOGRAFÍA: Antoine Heberlé

REPARTO: Claes  Saleh Bakri, Mohammed Bakri, Maria Zreik

GÉNERO:   Comedia. Drama | Comedia negra 

DURACIÓN: 90 Min.

PAÍS: Palestina     AÑO:  2017

GÉNERO: Drama / Road movie



SINOPSIS

Abu Shadi, de 60 años, vive en Nazareth, y es padre divorciado y profesor de escuela. Su hija se va a casar y Abu tiene que vivir solo hasta que su hijo, un arquitecto que vive en Roma desde hace muchos años, llegue para ayudarlo con la preparación de la boda. Como exige la tradición palestina local, tienen que entregar la invitación a cada invitado personalmente. Mientras padre e hijo, apenas unos desconocidos, pasan unos días juntos, su frágil relación se verá puesta a prueba.

¿Quién es quién?

Annemarie Jacir (Belén, 1974)

Nacida en el seno de una de las más antiguas familias árabes cristianas de Belén, en Cisjordania, su familia se arruinó en la crisis de los años 1930, y su padre se crio en un ambiente modesto. Trabajó para la UNRWA, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, y emigró con su familia a Riad, en Arabia Saudí. Cuando Annemarie tenía 16 años, sus padres la mandaron a un instituto femenino privado de Dallas, en los Estados Unidos, para luego cursar estudios universitarios en California. Se trasladó luego a Nueva York para estudiar cine en la Universidad de Columbia. Regresó a Palestina tras finalizar sus estudios.
Ha trabajado en el cine independiente desde 1994 y ha escrito, dirigido y producido varias películas ganadoras de premios como “Hasta cuándo”, “Algunas migajas para los pájaros” o “Una Historia post-Oslo”. Fue escogida una de las 25 personas más importantes en el cine independiente por la revista Filmmaker magazine. 

Su cortometraje, "Todo son impedimentos" (2003), considerada una de las diez mejores películas de 2003,  fue el primer cortometraje en ser escogido para competir en el Festival Internacional de Cine de Cannes y ha ganado en diversas competiciones internacionales más de 15 premios. La película trata de una ficción cinematográfica que con ironía pone en duda la obstáculos interpuestos por la ocupación Israelí al paso de un equipo de rodaje.

En 2007, Jacir realizó el primer largometraje rodado por una directora palestina, “La sal de este mar”, la historia de una refugiada que vuelve a su país. La película, lanzada en 2008, fue la película que presentó la Autoridad Palestina a los Oscar de ese año como candidata a Mejor película de habla no inglesa.​ Su siguiente película, “Al verte” (2012), también fue la propuesta de Palestina para la edición de 2013 de los Oscar y fue premiada con el premio NETPAC (Network for the Promotion of Asian Cinema) en el Festival de Cine de Berlín​ y el premio a la Mejor Película Árabe en el Festival de Cine de Abu Dabi 2012.​

Las obras poéticas de Annemarie Jacir, así como sus relatos, han sido publicados en numerosas publicaciones literarias y antologías de habla inglesa y en La poesía de la mujer inglesa y ha leído junto al poeta Amiri Baraka. Ha ganado varios premios de escritura de guiones y fue finalista del Grand Prix du Meilleur Scénariste de París en 2007 por el guion de La sal de este mar.7​

Es cofundadora de la productora Philistine Films, dedicada a películas relacionadas con el mundo árabe, y del proyecto «Dreams of a Nation» para la conservación y la promoción del cine palestino.​

Reside en Amán, Jordania, después de que en 2008 las autoridades israelíes le prohibieran entrar en Cisjordania y volver a su hogar.​ 


Largo viaje sin salir de casa

Nazaret, la ciudad de Israel con mayor población árabe, es el escenario perfecto para una película de carretera en la que los personajes avanzan en lo moral mientras no dejan de dar vueltas en lo físico. Los conflictos internos, de familia, entre un padre y un hijo que reparten invitaciones de boda, entregadas en mano, sin mediación, como manda la tradición palestina, ejercen de metonimia ideal de los conflictos externos, los que surgen entre las diferentes tradiciones de la ciudad, en lo político, en lo religioso, en lo social.
En su tercer largometraje, Annemarie Jacir, palestina de Belén, ha compuesto una road movie clásica en la que no es necesario salir de la ciudad para que se cumplan sus esencias. Como mandan los cánones del subgénero, cada encuentro, cada visita a amigos y familiares, muestra una microhistoria personal, un modelo de relación entre iguales y entre diferentes, un prototipo de los conflictivos vínculos en una ciudad diversa, trascendiendo de este modo desde lo particular hasta lo universal.
Jacir, que ha dado un gran salto de calidad desde su ópera prima, “La sal de este mar” (2008), también estrenada en España, logra una película fascinante ambientada durante buena parte de su metraje en el interior de un coche. Un reducto donde padre e hijo reflexionan sobre la oportunidad de marcharse y la necesidad de quedarse en una ciudad que nunca los acogió, pero que también es suya. Tradición y modernidad, en continua pugna, aunque entrelazadas como los dedos de dos personas que se aman, que saben mirarse a los ojos y comprender lo que hay dentro. Una fuerza del cariño comandada por dos actores excelentes, Mohammad y Saleh Bakri, padre e hijo en la vida real, forjadores de una bella calma entre el nervio de una ciudad (im)posible.
Sin las desorientaciones de verosimilitud de La sal de este mar, historia de amor que ya se centraba en el mismo subtexto —la colisión entre el que aspira a respirar fuera del conflicto-palestino israelí y el que aún cree que se pueden cambiar las cosas desde dentro—, Invitación de boda, drama con apuntes de comedia premiado en Locarno y Mar del Plata, es una de esas películas para vivir, aprender y soñar. De apariencia sencilla y mensaje complejo, que se escucha y se huele, y que se mantiene firme sobre una línea de corte humanista, tan necesaria en estos tiempos de constante desequilibrio.

(Javier Ocaña: El País)





jueves, 13 de septiembre de 2018

Vuelta al corral - Inicio Temporada XVI

Vuelta al corral



Tras la estampida hacia la ociosidad del verano, que dejamos servida en sala con los colores pastel de The Florida Project, los paseos en bici de Call me by... y la indolencia viciosa de La piscina –en las sedes de Filmoteca–,  el género gallinae reaparece por la tierra vera y el cineclub vuelve a emprender la marcha, el próximo jueves 20 de septiembre, afrontando la singladura de su XVIª temporada.


Iniciamos la reentrada al rebufo de la primera aportación de Filmoteca, como ya es costumbre, para dar paso a una programación que tratará de ofreceros una selección del mejor cine de autor de estreno y de aquellas perlas rezagadas que sería pecado no darte, los clásicos impepinables, los tesoros del Circuito Itinerante de la Filmoteca de Extremadura, las colaboraciones con entidades y asociaciones del mundo cinematográfico, las muestras de cortos y todas las sorpresas por descubrir que traigamos bajo el ala.

Porque ese será el objetivo primordial de la recién instituída Junta de Ojeadores, el nuevo comité de sabios que patrullará los cielos del séptimo arte, recogerá propuestas y sugerencias y velará por la felicidad artística de la comunidad, que es en definitiva la consecución de tu plenitud como espécimen fílmico alado. Todo el cebado se atenderá siguiendo los mejores criterios de selección, observados con minuciosidad y esmero en una tarea de patos chinos que estos paladines desempeñarán con diligencia y gusto –tal es el arrojo–, para que la dosis semanal de buen cine de autor te sea administrada sin que tengas que mover ni una sola pluma. Y, créenos, te van a cebar.

Así que, sin mayores preliminares, te adelantamos el calendario de lo que se avecina en este prometedor horizonte de magníficas películas:

20 Septiembre - Wajib (Invitación de boda) de Annemarie Jacir. Filmoteca. Drama.
27 Septiembre - Happy End de Michael Haneke. CC. Comedia dramática.
4 Octubre - Casi 40 de David Trueba. CC. Comedia.
11 Octubre-  Western de Valeska Grisebach. CC. Drama.

Te recordamos que puedes consultar la programación en los eventos de nuestro facebook o en la Incubadora del blog.



De momento, podéis ir agradeciendo ya que os hayan invitado a esta boda: Wajib será la encargada de abrir el tinglado sumando la película 443 al historial del cineclub, una propuesta que se barajó ya durante los calores finales de la pasada temporada, y que presenta una fascinante y perspicaz superposición de retratos que perfilan una sociedad atrapada entre las tradiciones y las sombras del conflicto árabe-israelí entorno a los preparativos de una boda, que compitió en el Festival de Locarno y ganó como película y actor en el del Mar del Plata.

Novedades o artículos de coña

La junta de pájaros reunidos recientemente acordó los usos y costumbres para el año.

La primera emisión del bono de socio sigue siendo de 50 €, e incluye 12 sesiones del Gallinero más 5 de la Filmoteca, con una validez estimada hasta el 7 de febrero (incluído) si los vientos soplan de cola. A este respecto, volvemos a citar al anterior secretario para recordar "el carácter filantrópico y de mecenazgo" como aspecto fundamental del bono, además del derecho de ser socio con voz y voto para las decisiones asamblearias.

Atentos al horario de invierno: como de costumbre, las proyecciones comenzarán a las 20:30 de cada jueves.

El corral ha decidido seguir manteniendo los mismos precios desde hace varios años: las entradas para no socios siguen saliendo por 5 euretes de nada en pelis del Gallinero, y los míseros 3 las de Filmoteca. Al socio le sale un a priori por peli de 2,94 napos, menos de la mitad de la media nacional del año pasado y a años luz de la media europea. Un jodid... verdadero regalo, que además supuso el ahorro para el socio de casi 50 napos en la pasada temporada (próximamente publicaremos informe). Si a este espaldarazo para la buena marcha de vuestra economía doméstica le sumáis la satisfacción de contribuir al esfuerzo de guerra –pues sabed que la batalla del arte se está librando a las puertas de vuestra granja–, ya podéis ir escogiendo bando; deducid cuál cantará más afinado.

Respecto a la ingesta de crema, sabed que los bonos los podéis adquirir el mismo jueves en taquilla o bien hacer un ingreso en nuestra cuenta corriente en OpenBank, una entidad online que no nos genera comisiones y cuyo código a saber es: IBAN ES67 0073 0100 5805 0528 4861.


Toda la liturgia del espectáculo compartido tendrá lugar como siempre en las ruinas de nuestro templo del conocimiento: Sala Avenida, Jaraíz de la Vera, Cáceres, bla bla bla. Esperemos que los dioses y las lluvias tengan piedad del Arte, y despierten a tiempo la conciencia de los potentados.

Id reservando las tardes del jueves en vuestra agenda y preparaos para ser sorprendidos por historias contadas bajo la particular mirada del cine de autor, gráciles voladores de la pradera.

Salud y buena cosecha. Y recuerda:





jueves, 31 de mayo de 2018

Película 441 # Año XV



Llámame por tu nombre
31 de Mayo/2018
Sala Avenida/Jaraíz
21:00 Horas




DIRECTOR

Luca Guadagnino

GUIÓN: James Ivory (Novela: André Aciman)

MÚSICA: Sufjan Stevens
 
FOTOGRAFÍA: Sayombhu Mukdeeprom 

REPARTO:  Timothée Chalamet,  Armie Hammer,  Michael Stuhlbarg,  Amira Casar,  Esther Garrel, Victoire Du Bois,  Elena Bucci,  Marco Sgrosso,  André Aciman,  Peter Spears

GÉNERO:   Drama romántico

DURACIÓN: 130 Min.

PAÍS: Italia. 



  SINOPSIS

 Elio, un joven de 17 años, pasa el verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Holgazanea, escucha música, lee y nada hasta que un día el nuevo colaborador de su padre llega a la gran villa. Oliver es encantador, atractivo y seguro de sí mismo. Es joven y, como Elio, tiene raíces judías. Conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.



¿Quién es quién?
Luca Guadagnino (Palermo, 1971)


Director de cine, teatro, guionista y productor.
Hijo de padre italiano y madre argelina, pasó su infancia en Etiopía, país en el que su padre era profesor de Historia. Se licenció en la Universidad La Sapienza con una tesina acerca del cine de Jonathan Demme.
Su primer largometraje, “The Protagonists  (1999), es una obra excéntrica, que se resiste a cualquier intento de clasificación.
En 2003 realizó “Mundo civilizado” y en 2004, “Cuoco contadino”, a concurso en la sección Digital, ese mismo año, en la 61ª edición del Festival de Venecia. Su siguiente película fue la exitosa y controvertida “Melissa P” (2005), inspirada en la novela “Los cien golpes de Melissa Panariello”. Con “Yo soy el amor” (2009), le llegó el reconocimiento, en ella trabajó estrechamente con Tilda Swinton, en un sofisticado y elegante homenaje al cine clásico italiano con claros ecos de Fellini, Visconti o incluso Rosellini.
En 2016 se estrenó en España su largometraje "A Bigger Splash", protagonizada por Tilda Swinton, Ralph Fiennes, Dakota Johnson y Matthias Schoenaerts.
Es autor de numerosos cortos y documentales. Ha participado en calidad de jurado en distintos festivales cinematográficos.
En 2011 hizo su debut como director de ópera con “Falstaff”, de G. Verdi, en el Teatro Filarmónico de Verona.





Perderte en otra persona

Afirma L. Guadagnino:
“Me cuesta mucho poner etiquetas en términos de género y de sexualidad. Yo creo que nos catalogamos así porque nos aterra aceptar la complejidad de nuestro deseo. A los personajes los veo, simplemente, como dos personas que aman y desean.
Me parece reductor describir “Call Me By Your Name” como una historia de amor homosexual. Yo creo que va más allá, que habla de sentimientos revolucionarios. Es como si los personajes descubrieran que el Sol no gira alrededor de la Tierra, sino al revés. A través de esa revolución copernicana, entienden que estamos hechos para amar y desear.
En la historia no hay conflicto. En un jardín primaveral no hay oposición ni contrariedad. Se acepta incluso que haya alguna abeja. No hay problema porque ese conflicto no es necesario. En un idilio se debe aceptar que la naturaleza crece descontrolada y que no puedes hacer nada para detenerla.

La película resulta menos gráfica que el libro de André Aciman en que se inspira. Tiene bastantes elementos que nos recuerdan el estilo de James Ivory (“Regreso A Howards End”) sobre todo en su película “Maurice”  o “Un amor en Florencia”. Pero durante la preparación del proyecto no fue ninguna película, la que me guió, sino una frase de Truman Capote “El amor, al no tener geografía, no conoce las fronteras”




Llámame por tu nombre fue vista por X espectadores