jueves, 5 de junio de 2003

Película 50 # Año 2


Un Hombre sin Pasado
(Mies vailla menneisyyttä)

Jueves 5/Viernes 6-Junio/2003
Sala Avenida/Jaraíz
21:30 Horas


DIRECTOR

Aki Kaurismaki

GUIÓN: Aki Kaurismäki

MÚSICA: Varios

FOTOGRAFÍA: Timo Salminen

REPARTO: Markku Peltola, Kati Outinen, Juhani Niemelä, Kaija Pakarinen, Sakari Kuosmanen, Annikki Tähti, Anneli Sauli, Elina Salo, Outi Mäenpää, Esko Nikkari, Pertti Sveholm, Matti Wuori, Aino Seppo, Janne Hyytiäinen, Antti Reini, Tähti, Marko Haavisto, Jukka Teerisaari, Jyrki Telilä, Jouni Saario 

GÉNERO: Comedia. Drama. Romance | Pobreza. Comedia negra. Comedia dramática 
DURACIÓN: 97 Min.   PAÍS: Finlandia 



SINOPSIS

Un hombre, M (Markku Peltola), llega a una ciudad donde es agredido brutalmente. Después de una milagrosa recuperación, pero todavía amnésico, es acogido por una familia humilde. Su nueva rutina empieza por acudir a los comedores del Ejército de Salvación donde conoce a Irma (Kati Outinen) y a un universo humano que le da una nueva oportunidad de vivir.


¿Quién es quién?

Aki Kaurismäki (Orimattila Finlandia-1957) es un director de cine finlandés, famoso por sus películas ambientadas entre las clases sociales más desfavorecidas, en especial las del norte de Europa, a menudo con situaciones y personajes extravagantes.

Es el fundador junto a su hermano Mika Kaurismäki del Midnight Sun Film Festival de Sodankylä y de la distribuidora cinematográfica Ville Alpha (y que recibe su nombre en honor de la película Alphaville de Jean-Luc Godard).
Su inicio como director independiente se produjo al rodar Crimen y castigo (1983), que adaptaba la novela de Dostoyevsky en un Helsinki moderno.


Y es que gran parte de la obra de Kaurismäki se centra en Helsinki; sucede especialmente con Calamari Union (1985), y la trilogía Sombras en el paraíso (1986), Ariel (1988) y La chica de la fábrica de cerillas (1990), donde se percibe que la perspectiva del autor es crítica y marcadamente ajena al romanticismo, de modo tal que los destinos de los personajes son la huida a México (Ariel), o a Estonia (Calamari Union, Toma tu pañuelo, Tatiana).

Su reconocimiento internacional llegó con Los vaqueros de Leningrado van a América (1989). Ariel fue premiado en Moscú, y Un hombre sin pasado (2002), en Cannes, siendo nominado además en Hollywood. Pero Kaurismäki ha preferido no ir a las ceremonias del cine.

Se dice que Kaurismäki está influido por autores franceses de la talla de Jean-Pierre Melville y Robert Bresson; algunos incluso hablan de la presencia de Rainer Werner Fassbinder, si bien Kaurismäki ha señalado que es un autor conocido por él sólo recientemente. Asimismo tiene un toque de humor que recuerda al de Jim Jarmusch, al que Kaurismäki incluye como tal en Los vaqueros de Leningrado van a América. Por su parte, Jarmusch utiliza actores de Kaurismäki en su Night on Earth. Reside en el norte de Portugal.
  

Y me parece a mi
 
Del pasado sólo necesito mi nombre

Con el número 50, hace aproximadamente ocho años, pasó por el Cineclub El Gallinero de Jaraíz de la Vera "Un hombre sin pasado". Nada sabíamos por aquellos días de Aki Kaurismäki, salvo que era un individuo que simpatizaba poco con el establishment cinematográfico, no quiso viajar a Hollywood cuando precisamente fue propuesta, ésta que nos ocupa, para mejor película de habla no inglesa en el año 2002.

En los aledaños de una estación, en un banco sumergido en medio de la noche, un viajero y su maleta descansan. Una pandilla de desalmados dan una paliza al forastero y dispersan por el parque sus pocas pertenencias. El "ciudadano cero" que yace en una cama del hospital, sin nombre, sin dinero y sin memoria, está a punto de convertirse en "fiambre sin reclamación" cuando las asistencias médicas, que acaban su servicio, le dan por muerto.
Alguien que ha olvidado todo, que es menos que nada porque no tiene documentos y que levanta suspicacias por su comportamiento errático y sus vestimentas de mendigo es un firme candidato a quedarse merodeando por la zona de influencia de los voluntarios del Ejército de Salvación; pero afortunadamente para él, ni la dignidad, ni la voluntad desaparecen tras un garrotazo en la cabeza.

El director finlandés amigo de historias cortas y esquemáticas, según él, por ser un vago redomado y perder la concentración si está más de tres meses con un proyecto, tiene el instinto de autor que extrae de la experiencia cotidiana y de la aventura rutinaria de la supervivencia a sus héroes habituales: obreros, alcohólicos, mujeres solas, empresarios que roban bancos para pagar a sus trabajadores......; seres que en general no pierden gran cosa si olvidan el pasado, porque el futuro, o la decisión sobre sus propias vidas, son lo único que poseen.
Jaht 
 



Tal como éramos


 



















 


81 Espectadores

       
    Un hombre sin pasado