lunes, 31 de agosto de 2009

Película # 161

MIL AÑOS DE ORACION
8 y 9 de Enero del 2009
Sala Avenida
Jaraíz de la Vera

Director
Wayne Wang
Wayne Wang es una figura clave en el desarrollo del cine independiente americano, alternando en su obra como director grandes producciones de Hollywood, como The Joy Luck Club (El club de la buena estrella, 1993), Maid in Manhattan (Sucedió en Manhattan, 2002) y Last Holiday (2006), con otras más pequeñas e independientes, como Smoke (1995), Blue in the Face (1995, co-dirigida con Paul Auster), The Center of the World (2001) y Because of Winn-Dixie (Mi mejor amigo, 2005).


Reparto
Faye Yu, Henry O, Pasha Lychnihoff, Vida Ghahremani

Guión

Yiyun Li

Duración: 1:23:00 Estreno: viernes 18 abril 2008 Género: Drama País: EE.UU.

SINOPSIS

El Sr. Shi es un viudo jubilado de Pekín. Cuando Yilan, su única hija que vive en Estados Unidos, se divorcia, decide visitarla en la pequeña ciudad en la que trabaja como bibliotecaria. Su intención es estar con ella hasta que se recupere del trauma.

Él es un "ingeniero aereospacial", como le gusta decir a la gente que conoce en América para disfrutar de la atención que le prestan. Pero a Yilan no le entusiasman tanto sus demostraciones, ni está interesada en su plan para salvar su matrimonio y recomponer su vida. Cuando el Sr. Shi insiste en encontrar las causas de su divorcio, Yilan empieza a evitarlo.



NOTICIAS DE PRENSA

La película Mil años de oración, del cineasta estadounidense de origen honkonguense Wayne Wang, que dirigió Smoke, ha ganado la Concha de Oro del Festival de San Sebastián, que ha reconocido a Blanca Portillo con la Concha de Plata a la mejor actriz. La Concha de Plata al mejor actor ha sido para Henry O., también por el filme de Wayne Wang, y otra Concha de Plata, la de mejor director, ha recaído en Nick Broomfield, por la británica La batalla de Haditha.Feliz tras obtener la Concha de Oro, Wayne Wang ha confirmado que este festival le ha servido para reconciliarse con Auster, del cual se había distanciado hacía siete años. "Fue uno de los momentos más especiales para mí, bajé a desayunar y me encontré a Paul. Tuvimos un desacuerdo durante muchos años, pero en ese momento Paul dijo: 'Siete años han sido bastante', y nos reconciliamos", ha contado Wang sonriente a un grupo de periodistas. Sin embargo, "no creo que el premio tenga que ver con eso, sino con que el filme le gustó al jurado y al público", ha recalcado el cineasta, que realizó Smoke con guión de Auster y luego codirigió con el escritor Blue in the Face, ambas en 1995.

Dos personajes extraídos de un pequeño relato, un escenario y pocos diálogos sirven a Wang para narrar la incomunicación entre padre e hija en Mil años de oración, cuando, tras 12 años de vivir en Estados Unidos, la mujer recibe la visita de su anciano progenitor y vuelve a sentir la presión de aquella tradición que creyó perdida.

Wang habla del contraste entre dos culturas, la americana y la china; de dos generaciones; y de un anciano ante un mundo extraño donde se siente como un alienígena pero ante el que responde de una forma abierta a todo aquello que se le presenta.

El humor, la ternura y la tristeza son los ingredientes con los que teje este relato Wang, quien se inspiró en un cuento de la autora china Yiyum Li y eligió al anciano entre aquellos que formaron el reparto de El último emperador, mientras la joven es una nueva estrella del cine chino. Fuente: El País

ANECDOTAS
Una vez que empezó el rodaje, Wang se dio cuenta que los actores profesionales serían escasos, por tanto decidió trabajar con actores no profesionales. Además las experiencias personales de todos ellos dieron realidad a la película. La chica en bikini que se compromete de broma con el Señor Shi acababa de terminar su carrera de forense y estaba sin trabajo en ese momento. Otro de los personajes era un ex agente de la CIA y trajo sus propias historias familiares al rodaje. El mayor de los mormones y el discípulo que visitan a Shi son mormones en la vida real. Por otro lado el dueño de la tienda de antigüedades que aparece en la película es un actor y su discurso sobre el cuchillo es una anécdota cogida del verdadero dueño de la tienda.




SENSACIONES DE MIL AÑOS DE ORACIÓN


El Señor Shi

Llega de China un hombre dispuesto a desempeñar su papel de padre. Su hija que vive en los Estados Unidos se ha separado y él considera obligado estar cerca de ella. Parece un anciano de vida recta, ordenada, educado, de natural simpatía y con un montón de consejos en su mochila que sin duda han de ser útiles.

YilanElla se nos presenta muy diferente al padre: distante, fría, y carente de ilusión, aunque no desarraigada. Está claro que lo está pasando mal y que él, si consigue romper el muro de hormigón que la mantiene aislada, podrá ayudarla. Para empezar, el recibimiento ha consistido fundamentalmente en una pregunta: ¿cuándo te vas?.

Madam
Madam huyó de la revolución iraní y está muy satisfecha en los E.E.U.U. donde ha conseguido estabilidad y nietos. Habla, igual que el señor Shi, poquito inglés. En el parque, donde se encuentran, se entienden mejor cuando hablan su propia lengua.

Boris
Boris, tú tampoco eres la solución. Aportas a mi vida más angustia que sosiego. Estoy cansada de familias rotas o de familias unidas por la tradición. Algo vendrá, espero, que sea mejor que la resignación. Mi padre ha venido a multiplicar por dos los problemas.

La hora de la verdad
Señor Shi, papá, ya va siendo hora que les digas a los espectadores que nada es lo que parece. Eres un respetable ciudadano chino "hecho a sí mismo", nunca mejor dicho; has inventado tu propia vida. Yo conozco tus secretos: no fuiste "ingeniero aeroespacial", sólo un trabajador más; y tampoco fuiste buen marido, ni padre ejemplar; mamá sabía de tu doble e hipócrita vida, de tu otra mujer. La vida es dura papá y yo lo estoy pasando mal, te agradezco la visita pero tú no podrás ayudarme, ya no te creo. ¿Cuándo te vas?.

La hora del adiós
Madam no volverá al parque, ni habitará la mansión que su triunfador hijo ha construido. La gran dama iraní acabará su vida en un asilo lejos de sus nietos, su hijo dice que es una maravillosa residencia para mayores. Ya puedes huir y cruzar océanos, la soledad siempre te encuentra.

EPILOGO


"Hacen falta trescientos años de oración
para cruzar un río con alguien en una barca.
Hacen falta mil años de oración para
compartir una almohada con alguien"





Y me parece a mí

Las pulsiones negativas tienen más vigor que las positivas. Estas últimas se adormecen, son autocomplacientes, no se ponen al día. El diablillo que vive dentro de nosotros y que nos sopla al oído cosas como: "no olvides nunca", "tú eres la víctima", "la razón es tuya"... es más trabajador e insistente que el angelito que nos susurra perdón, análisis y comprensión. Ante esta tesitura es difícil que dos personas se pongan de acuerdo; de ahí lo de los Mil años de oración que se necesitan para acercar posturas según un proverbio chino.

Tras una apariencia de cierto sosiego y filosofía oriental se esconden bravas tempestades de desencuentros civilizados: padres e hijos, maridos y mujeres, amantes sin proyecto, culturas diferentes..... Babel, un Babel de sentimientos encontrados (a veces chocados) donde curiosamente quienes no hablan el mismo idioma se entienden mejor.

La vida es dura y no perdona, las ocasiones perdidas son irrecuperables, en esta película de Wayne Wang. La fantasía o la mentira (depende si eres emisor o receptor) tampoco suavizan el roce del tiempo. Sólo la ironía actúa de elemento balsámico que engrasa nuestras tragaderas ulceradas.
Jaht



Estaba pasando

En los cacareos de la hoja-boletín del Gallinero decíamos en esas fechas:
"Sed bienvenidos quienes habéis estado de vacaciones, en el cobertizo os hemos echado de menos. Y volviendo a lo nuestro: esta "peli" hace la número doce de esta temporada y nos quedan perras como para otra docena. No os descuidéis, si queréis que sigamos comiendo huevos, primero hay que ponerlos.
La buena noticia es que El Gallinero ha batido su récord de asistencia para una película en proyección de taquilla: Wall-E, la película de animación, consiguió traer al Cine Avenida 189 espectadores. No hemos olvidado lo de la lotería, si alguien tiene algo que decir que dé un paso al frente. No nos obligues a afearte la conducta".

La nota media de Mil Años de Oración, según puntuación de nuestros seguidores fue: 7,5


3 comentarios:

  1. JAht te felicito por la dedicación
    y el trabajo que relizas para
    EL GALLINERO. Me gusta el cine y paso
    a menudo por aquí.

    !Cómo te lo curras! y tus
    reflexiones són buenísimas.

    !Ánimo! y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó menos que Smoke, pero aún así me pareció de gran interés.
    ¿Váis a seguir esta temporada con el cine en Jaraíz?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es nuestra intención, Perico, la de seguir con El Gallinero abierto. Para ello convocaremos en unos días a todos los aficionados al cine a nuestra Asamblea General (la nº 7) para saber si hay mimbres para hacer el cesto.
    Si hay cesto habrá cosecha de películas y comenzaremos lo antes posible, en un mes aproximadamente.

    Os informaremos de todo puntualmente, a través del blog y con avisos en prensa y carteles.

    ResponderEliminar