sábado, 27 de marzo de 2021

Película 540 # Año XVIII

 Deseando Amar

Fa yeung nin wa 

(In the Mood for Love)

Miércoles 21 de Marzo/2021

Sala Avenida/Jaraíz

20:30 Horas 

 



DIRECTOR

Wong Kar-Wai
 
GUIÓN: Wong Kar-Wai
 
MÚSICA: Michael Galasso
 
FOTOGRAFÍA: Christopher Doyle, Mark Lee 
 
  REPARTO: Tony Leung Chiu-Wai, Maggie Cheung, Rebecca Pan, Siu Ping-Lam, Mama Hung, Chan Man-Lei, Koo Kam-Wah, Yu Hsien, Chow Po-Chun, Joe Cheung, Kelly Lai
 
GÉNERO: Romance. Drama | Drama romántico. Años 60. Película de culto 
 
DURACIÓN: 95 Min.    PAÍS: Hong Kong 



SINOPSIS

El mayor romance cinematográfico de todos los tiempos. Una película que, tras veinte años, conserva todo su esplendor en esta nueva edición remasterizada en 4K y supervisada por el propio Wong Kar Wai.

Una bella crónica del desamor y la soledad en forma de melancólica utopía romántica: una gran conquista que convierten a "Deseando Amar" en una obra decisiva (considerada por Cahiers du cinéma como la mejor película de la primera década del siglo XXI), una pieza de referencia inexcusable que ajusta cuentas con el pasado (el biográfico de su autor; el cinematográfico de todo un género) y que abre nuevas caminos (para Wong Kar Wai y para el futuro del cine) en el quicio mismo del cambio de siglo.

Hong Kong, 1962. Chow, redactor jefe de un diario local, se muda a un nuevo piso con su mujer. Allí conoce a Li-zhen, una joven que acaba de instalarse en el mismo edificio con su esposo. Ella es secretaria de una empresa de exportación y su marido está continuamente de viaje de negocios. Como la mujer de Chow también está casi siempre fuera de casa, Li-zhen y Chow pasan cada vez más tiempo juntos y se hacen muy amigos. Un día, ambos descubren algo inesperado sobre sus respectivas parejas.


¿Quién es quién?

Wong Kar-wai (1958) es un director de cine hongkonés reconocido internacionalmente por sus filmes únicos visualmente y muy estilizados.

Nacido en Shanghái, emigró a los cinco años a Hong Kong. Al provenir de la China Continental y hablar solamente mandarín y dialecto shanghainés, pasó por un difícil periodo de adaptación al cantonés que se habla en Hong Kong, por lo que pasaría horas en los cines junto a su madre.

El actual estilo artístico y nostálgico de Wong tomó forma durante su aprendizaje con Alan Tang Kwong-Wing, quien invertiría en la primera película dirigida por Wong, As Tears Go By (1988). La carrera de Wong despegó cuando dirigió Días salvajes (1990), a pesar de perder millones de dólares invertidos por Alan Tang.
Dentro de la industria hongkonesa, entre un cine mayoritariamente comercial, el director Wong Kar-wai aparece, con su visión poética de la vida, como un «poeta de la imagen» que, junto con su inseparable director de fotografía, el australiano Christopher Doyle, ha devuelto al panorama cinematográfico una revisión posmoderna y oriental de aquel estilo de cine que ya practicó en los sesenta la Nouvelle vague francesa, lo que naturalmente ha hecho que sea encumbrado por Cahiers du Cinéma, una de las revistas de cine más prestigiosas del mundo. 

La obra que hoy recupera el Cineclub El Gallinero (20 años desde su estreno) no es solo su título más reconocido, forma ya parte de la historia del cine por su compendio de aciertos: color, banda sonora, poesía ("...los sentimientos surgen sin que uno se percate"), interpretaciones... Nadie, posiblemente, ha estado tan cerca en el séptimo arte de dar cuerpo al amor, ese elemento intangible e invisible que nos mantiene vivos y amenazados.

Pero no acaba aquí la historia creadora de nuestro amigo Wong. En el Cineclub ha estado con nosotros en otras dos ocasiones inolvidables: Happy Together (Pel. 95-T. IV) y The Grandmaster (Pel 328-T.XI). Pero seguramente también le recordaréis por maravillas como: Chunking Express (1994), Fallen Angels (1995), La mano (2004), 2046 (2004) y My Blueberry Nights (2007)..., entre otras.


Tony Leung o Tony Leung Chiu-Wai, nacido en 1962, es un actor hongkonés. Con una larga carrera en el cine y en la televisión, ha sido una de las grandes estrellas de Hong Kong desde mediados de los años 90. Es uno de los actores preferidos de Wong Kar-Wai. Ha trabajado con él en Days of Being Wild, Ashes of Time, Chungking Express, Happy Together, Fa yeung nin wa ,  2046 y The Grandmaster. También ha trabajado para directores tan reputados como: John Woo (Una bala en la cabeza), Hou Hsiao-Hsien (Flores de Shanghai), Zhang Yimou (Hero), Ang Lee (Deseo, peligro)... y próximamente le veremos en una película del americano Destin Cretton (Las vidas de Grace).


Maggie Cheung nació en Hong Kong en 1964 de padres shanghaineses. Educada en el Reino Unido entre los 8 y los 17 años, Cheung empezó su carrera como modelo publicitaria y participando en concursos de belleza. A partir de finales de la década de los 80 la carrera de Cheung empezó a lograr el reconocimiento de la crítica gracias a convertirse en musa del reputado director Wong Kar Wai, y a una serie de premios cinematográficos: el Oso de Plata del Festival de cine de Berlín por su papel de Ruan Ling Yu, la primera estrella del cine chino, en Centre Stage (1992), el Premio de interpretación femenina del Festival de Cannes por Clean (2004), el Premio de la Asociación de Críticos de Hong Kong por Comrades: Almost a Love Story (1996), además de cinco Golden Horse Awards y otros cinco Hong Kong Film Awards.



Y me parece a mi

Sinfonía de buenos sentimientos

Mágica y magnética. Una de esas obras de arte que te traspasan y a la vez se quedan a vivir contigo, sin necesidad de preguntarte qué ha pasado. Es tan sutil y acariciadora como el aleteo de una mariposa. El amor de Chow y Li-zhen es tan puro y transparente que para ser eterno precisa de la intangibilidad, la fragilidad le hace precioso, hasta el roce puede ser un elemento perturbador.
La poesía es difícil de contener incluso en las páginas de un libro, que Wong Kar-Wai haya conseguido para ella un espacio ideal dentro del formato cinematográfico es casi milagroso. Los gestos, las miradas, la escritura críptica del humo de los cigarrillos, el tiempo congelado, la lluvia construyendo recuerdos, la música tomando cuerpo en el centro de la espiritualidad... El resto es superfluo, solo sus anhelos pasean de la mano en el espacio infinito que hay entre sus frentes cuando respiran el uno del otro.

"Nosotros no seremos como ellos", se prometen una y otra vez con la tristeza que da la constatación de que su dulce afecto nunca será terrenal, aunque esté ahí, tan cerca como un aroma, cálido como el aliento que atraviesa la pared para ronronear sobre el pecho del vecino.

Después de esta exposición alguien aún me preguntará: ¿pero te ha gustado o no?; y le diré: tal vez sea una putada pero se me ha quedado tatuada en el alma, y cuando toma vida la tinta indeleble lloro por todos los heridos de la tierna pasión. Vivir con ese recóndito deseo es como morir joven, es como un castigo eterno que te obligará una y otra vez a volver al año 1962 y a la habitación cuyo número todos recordaremos para siempre.

Imprescindible ver 2046 que, aunque se estrenó cuatro años después, el autor recomienda verla antes. Según el hongkonés hay que ir hacia el futuro para materializar los recuerdos del pasado.
Jaht







2 comentarios:

  1. Agustín3/4/21 13:58

    Es de esas películas que cuando escuchas un comentario negativo, procedente de un "supuesto experto" (porque él, o ella, han visto mucho cine)te dan ganas de saltarle a la yugular.
    Lo cierto es que enseguida te das cuenta, por sus inexistentes y extraviados argumentos, de que no habéis sido testigos de la misma historia, por más que el "expert@" haya estado una fila por delante de la tuya, presencia que no se ha molestado en ocultar a juzgar por los bufidos y movimientos excesivos, cuando no por las visitas al móvil en plena función.

    No he tenido la suerte de ver Deseando amar en vuestro Cineclub, donde imagino que habrá habido más unanimidad que en los Cines Embajadores de Madrid.
    En la puta vida había visto algo tan emotivo, tan delicado, tan bonito..., pura poesía. Y tengo que escuchar: ¿ya ha terminado?, ¡vaya tostón!.
    ¿Esta señora y yo estamos en el mismo peldaño de la escala evolutiva? ¿No sería más prudente, si no se ha enterado de nada, permanecer callada en lugar de hacer alarde de su insensibilidad? ¡Que Dios la perdone!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj. Bufidos y móviles los hay de vez en cuando, a pesar de que nos reafirman en las propuestas los unos y reciben condena pública los otros. Nada, las opiniones son como los culos, aunque unos no entienden que para enseñar el culo hay que poder explicar su color y forma :). Lo que sí te puedo decir es que semejante pieza de orfebrería fílmica recibió un 5 entre los muchos 7,8,9... en las votaciones. No lo criticamos en absoluto, para eso está, la idea es que el público se exprese y haga su juicio de la forma que sea. Pero personalmente me cuesta concebir cierta coherencia en la escala de puntuación de esa nota (sobre diez) para una peli como esta. Pero insisto, las votaciones están para despotricar si uno quiere, allá cada cual con su enfado con el mundo. Al final apenas la hizo bajar una décima. Por cierto, un 8,9 si no recuerdo mal. El gallinario siempre algo por encima de iMDB y FilmAffinity

      Eliminar