sábado, 7 de marzo de 2009

Película #170

La Ola12 y 13 de Marzo
Sala Avenida - Jaraíz
21:00 hrs



Director: Dennis Gansel
Intérpretes: Jurgën Vogel, Max Riemelt, Christiane Paul, Jennifer Ulrich, Frederick Lau
Título en VO: Die Welle
País: Alemania
Fecha de estreno: 28-11-2008
Duración: 101 min.
Género: Drama
Color o en B/N: Color
Guión: Dennis Gansel, Peter Thorwart
Montaje: Ueli ChristenFotografía: Torsten BreuerMúsica: Heiko Maile





Sinopsis argumental

Un profesor de historia de un instituto decide hacer un experimento con sus alumnos: instituir un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar en unidad. Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiasman con el proyecto hasta tal punto que a los pocos días empiezan a espiarse unos a otros y a acosar a los que no quieren unirse a su grupo. Al quinto día el profesor se ve obligado a acabar con el experimento antes de que llegue más lejos.



Un experimento peligroso
En 1967, un alumno del profesor de secundaria de California Ron Jones le hizo una pregunta: ¿Cómo podía el pueblo alemán alegar su ignorancia del genocidio judío? Para demostrarles a sus alumnos cómo surgió el nazismo, realizó un experimento que debía durar solo un día: para emular las concidiones de la época en que Hitler se hizo con el poder, aplicó un duro régimen de disciplina a la clase, a la que restringió de libertad. La sorpresa vino con la reacción de los alumnos: reaccionaron con entusiasmo a la propuesta, y el movimiento que formaron fue denominado La Tercera Ola. Cuando el movimiento se extendió a toda la escuela (incluso hubo agresiones a los alumnos que no se querían unir a él), el profesor fue obligado a suspender el experimento. Apartado de la docencia poco después, ha sido asesor de este film.



"Si existiera una verdadera participación política,
el fascismo no tendría éxito.
"
Dennis Gansel

Autocracia en lugar de fascismo
En un país tan sensibilizado con el tema de los autoritarismos como Alemania, la historia se convirtió en un libro juvenil exitoso (incluso es de lectura obligada para los estudiantes), basado libremente en la experiencia del profesor Jones y escrito por Todd Strasser. En su tránsito al cine, conducido por el realizador Dennis Gansel (Napola), el concepto sobre el que debaten los alumnos ha cambiado, pasando del fascismo a la autocracia: la autocracia es, básicamente, un tipo de despotismo, razona el realizador. Por supuesto, al final se acaba hablando de fascismo.



Los alumnos perfectos
Importante: encontrar un profesor creíble y a unos alumnos que encajasen en el papel. La primera parte se resolvió eligiendo a uno de los actores alemanes más populares, Jürgen Vogel (La suerte de Emma). En cuanto a sus pupilos, los responsables del film estuvieron un año haciendo pruebas a diferentes jóvenes, que además de saber actuar (y de acostumbrarse a hacerlo en un instituto real) debían tener otra cualidad: saber jugar a waterpolo, deporte que practican los alumnos del profesor y donde muchas de las peculiaridades de su experimento salen a la luz.

Y me parece a mi

Ola alemana = Tsunami español

Es terrorífica la mirada final de nuestro profe favorito, tal vez, no por lo que ha hecho, sino por lo fácil que ve liderar una masa monstruosa. Deduzco que la diferencia (individual) entre el éxito y el fracaso más rotundo es una delgada línea. A un lado y a otro están los que se han atrevido, los demás, que somos mayoría, gobernamos el limbo del aburrimiento.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Esa parece ser la consigna que se mece en la atmósfera axfisiante del paseíllo final. Y seguro que muchos hipócritas buscarán ya con la mirada un buen objeto para lanzar.
Jaht

CACAREOS:
Elvira era diferente a las otras muchachas del pueblo. Según Radio Pescadería no tenía novio, ni amante; pero algunas voces autorizadas la asignaban un querindongo forastero. No era mala chica, no; sólo un poco arisca, fresca e irreverente. Y no es que hiciera gala de estos supuestos defectos; las catalogaciones la venían más bien por defecto: no sonreía hipócritamente a las personas mayores y recién nacidos, no decía lo que los demás querían oír y no saludaba al cura. El tiempo libre de Elvira y sus escapadas siempre fueron una incógnita; para todos, menos para mí que descubrí, años después, sus aficiones. El misterio que la rodeaba, su sana presencia y fuerte personalidad tenían encandilado al sector masculino que no cesaba en sus pavoneos; con nulo resultado.
Tendría Elvira veinticinco años cuando, tras la muerte de su madre, se perdió con el primer coche de línea, el que salía a las siete de la mañana. A nadie dio cuentas de sus planes; por tal razón, los rumores se acrecentaron y Radio Pescadería tuvo sesiones extraordinarias, donde llegó, por fuentes bien informadas, a afirmarse que la habían visto en Rabat y que el querindongo era de “profesión terrorista”. Encontré a Elvira tres años después de su espantada, lejos, muy lejos del pueblo. Hablamos por primera vez en nuestras vidas y desde ese día compartimos casa, amor y fantasías. Tenemos un pequeño restaurante, familiar y discreto que lleva nuestros nombres: Elvira y Helena.
Jaht




Picoteando en corral ajenoFicha iMDb
Web Oficial
Crítica en Fotogramas por Mirito Torreiro
Entrevista a Dennis Gansel en Fotogramas
Crítica en El País por Javier Ocaña
Entrevista a Dennis Gansel en El País
Noticia en Blogdecine
Crítica en Blogdecine por Alberto Abauín
Crítica en Y si el cine empieza en la red?
Crítica en Cinemaspop
Crítica en Cosasdecine

4 comentarios:

  1. Es terrorífica la mirada final de nuestro profe favorito,tal vez, no por lo que ha hecho, sino por lo fácil que es liderar una masa monstruosa. Deduzco que la diferencia (individual)entre el éxito y el fracaso más rotundo es una delgada línea. A un lado y a otro están los que se han atrevido, los demás, que somos mayoría, gobernamos el limbo del aburrimiento

    ResponderEliminar
  2. kilmoulis15/3/09 18:30

    El mensaje no deja lugar a dudas; el sueño de la razón produce monstruos. Cuando la sociedad acomodada no tiene prisa por saber y el espíritu crítico se adormece, es campo abonado para los ultras. Está claro que en cualquier momento puede volver a pasar.
    Otra cosa es la película y su trama, con un contexto demasiado previsible a mi parecer, un tanto rápida en el devenir de acontecimientos y con una luz y encuadres al estilo de hollyvood, que no me acaba de gustar. Pero en fin, lo que merece es el mensaje, ya lo he dicho.

    ResponderEliminar
  3. El Jarandillano16/3/09 16:51

    Pues a mí m'agustao mucho la muchacha rubia y los besos que la daba el novio.Y eso qu'el novio ese era un poco tonto; ¡mira tú que querer antes la camisa blanca que a la muchacha!. Yo la hubiera dicho:mira haz lo que quieras con la camisa, que a mí la que me interesas eres tú, ¡vamos pa la cama!. Pero oye cada uno es mu libre p'hacer lo que quiera.¡Vamos, digo yo!.¡No te parece amiguete!

    ResponderEliminar
  4. La Ola la hemos visto cerca de 90. Este ya empieza a ser un número apreciable de espectadores que nos garantizaría una digna supervivencia en próximas temporadas. ¡Ojalá sigamos en esta línea! y algún día podamos saltar de las trincheras e iniciar la reconquista....

    ResponderEliminar