lunes, 9 de enero de 2012

Película 256 # Año 9


SON OF BABYLON
12 y 13 de Enero -2012-
Sala Avenida -Jaraíz-
21:00 Horas


DIRECTOR
Mohamed Al Daradji

GUIÓN       Mohamed Al Daradji, Jennifer Norridge

REPARTO           Shazada Hussein, Yasser Talib, Hussen Mohammed, Bashir Al-Majid

FOTOGRAFÍA       Mohamed Al Daradji, Duraid Al Munajim

NACIONALIDAD       Irak

PREMIOS       2010: Festival de Sevilla: Mejor película, Premio Jurado Campus

GÉNERO       Drama/Road movie

DURACIÓN       95 Min.



SINOPSIS

Tres años después de la caída del régimen de Saddam Hussein, Ahmed, un niño kurdo de doce años, recorre con su abuela las polvorientas y solitarias carreteras del norte de Irak con la esperanza de encontrar a su padre, un soldado arrestado por la Guardia Republicana de Saddam al final de la Guerra del Golfo. Recorren caminos devastados por las bombas y se cruzan con otras personas en la misma situación; todos viajan en busca de alguien, de una nueva vida y de un futuro. Así es como conocerán a algunos aliados inesperados, incluso a un ex combatiente de la Guardia Republicana que podría ayudarles. Aunque Ahmed es demasiado joven para comprender la importancia de su viaje, su vida cambiará para siempre.





Y ME PARECE A MI
¡Quién te conoció, Babilonia!

Una mujer busca a su hijo, un niño sin madre busca a su padre; juntos, abuela y nieto, vagan por tierras estériles buscando los Jardines Colgantes, en un país vapuleado por guerras e intereses que nada tienen que ver con la vida, ni con la razón; menos aún si eres kurdo y vienes de tierras abrasadas por la ira de Sadam.

Fosas comunes, pueblos empobrecidos, hombres y mujeres que claman a un Alá ocupado en otros menesteres más próximos a los palacios que a las chozas, huérfanos que ocupan las calles desiertas de perros, desgobiernos hablando de pozos petrolíferos, invasores llenando con oro las alforjas, buitres que migran a otras zonas en las que los vivos aún tienen carne sobre el esqueleto.... Es Irak, aquel lugar en el que empezó la civilización, donde el Tigris y el Éufrates se miraban a través de campos floridos, el paraíso en el que las alfombras no necesitaban gasolina para volar y, era Irak, la patria de Simbad el Marino, el amigo de los menesterosos.
Hoy, las piedras de los palacios babilónicos sirven de asiento a las mujeres que buscan, entre huesos y recuerdos, algo sólido para calentar las ausencias.

Necesario alegato que no verán quienes propician estas penosas situaciones; y si lo ven, no sentirán un ápice de culpabilidad.
Jaht
         
           
CACAREOS:

No olvides que al Cineclub El Gallinero nadie le regala nada y que hace tiempo que dejó de creer en reyes y papá noeles. Es fuerte, porque hunde sus raíces en la verdad,  y a la vez muy frágil porque esos capilares a veces chupan aguas que pueden resultar tóxicas. Tiene algunos fieles amigos y un puñado de inmerecidos detractores y el día que las circunstancias adversas acaben por imponerse seguirá vivo en la memoria de quienes siguen pensando que es tan importante salvar el Cine Avenida de Jaraíz, como salvar las ballenas del Pacífico.

Con este discursete pretencioso, sólo quiero recordarte que el día que esto se vaya al garete tú tendrás algo de culpa si no has puesto de tu parte todo lo necesario para mantener esta actividad cultural. Pongámonos en círculo y coceemos cada vez que las fauces amenacen nuestros ijares.
¡Que vengas al cine, coño!; que la cultura nos interesa a todos; excepto a quienes están dispuestos a cerrar escuelas, universidades y hospitales porque no dan beneficios cuantitativos (dícese de montoncitos de billetes de quinientos euros).

También agradeceríamos tu colaboración en el blog; votando películas, colando algún comentario, sumándote a quienes tienen llave del mismo…. en fin, haciéndonos partícipes de tu interés.

¡Fuerza y honor!   
Jaht

Son of Babylon fue vista por 68 espectadores
La nota media de esta película según puntuación de nuestros seguidores, fue: 8,90

1 comentario:

  1. El Jarandillano17/1/12 0:27

    Pos a mí esta también m'ha gustao y eso que no sé leer y del chau-chau ese no entendía ná. ¡Oye! y es que la mujer esa se parecía a una de mi pueblo que la llamaban la tía Casilda, y era mu buena persona.... y el muchachillo era mu vivo el jodío, pa ser tan chico.

    ResponderEliminar