miércoles, 26 de mayo de 2010

Película #217

Los límites
del control
27 y 28 de Mayo
Sala Avenida - Jaraíz
21:30 hrs


Director: Jim Jarmusch
Intérpretes: Isaach de BankoléAlex DescasÓscar JaenadaTilda SwintonGael García BernalBill MurrayJohn Hurt
Título en VO: The Limits of Control
País: EE.UU.
Año: 2009
Fecha de estreno: 02-10-2009
Duración: 116 min.
Color o en B/N: Color
Guión: Jim Jarmusch
Fotografía: Christopher Doyle


Sinopsis argumental
   Un hombre solitario sin nombre viaja por los paisajes de España y conoce a gente misteriosa, con las que comparte café y recoge información. ¿Cuáles son sus intenciones, y qué es lo que escribe en las notas que toma?


La nota media de Los Límites del Control, según puntuación de nuestros seguidores fue:  4,20

10 comentarios:

  1. El Pollito6/9/10 4:07

    Gato por liebre (o el arte de hacer pasar por una obra deslumbrante lo que no es más que puro espejismo)
    Mal cuerpo me quedó el viernes cuando a la salida del cine me estuve preguntando largo rato como había podido yo aguantar los 110 minutos del metraje sin escapar del Gallinero en estampida.
    No tardé en encontrar la respuesta: soy un pollo acomplejado. Me dio miedo. Sabía que si me iba de paseo y de vinitos por la villa, al final acabaría siendo capturado en el comedero de costumbre. Allí corría el riesgo de ser desplumado y linchado sin piedad. Sentí pánico. Por no hacer siempre el papel de Pepito el Grillo me tragué el pienso sumiso. Para no verme identificado una vez más con la máscara del despreciable Asustagallinas apenas me atreví a piar. Lo único que pude hacer fue retorcer mi frustración en la butaca hasta perder la cartera (la Señora Pilkington puede dar fe). Me sentí como ganso al que atracan a la fuerza para luego convertir sus vísceras en foie. Me estoy volviendo un pollo acojonado. ¡Dios, que tragedia!
    Estoy seguro de que el chaval ese, el Jim Jarmusch, es un tipo estupendo y muy competente como cineasta la mayor parte de las veces. Doy crédito a los que aseguran que ha hecho películas magníficas, yo mismo he disfrutado de una (“Flores rotas”). Pero, a fuerza de oficiar, a todo Sumo Sacerdote se le cae una hostia o se tira un pedo en mitad de la misa (son cosas que le pueden pasar hasta al Coppola mas experto). Es comprensible, pero para ser justos, lo mismo que se alaba el brillo de los huevos de oro, tenemos la obligación de reconocer una cagada si la pisamos al poner las patas en la corraliza.
    “Los límites del control” es de las cosas más pretenciosas, insufribles y disparatadas que se puede echar uno al buche. Ya sé que habrá pichones que, con la sangre infectada por su afición al cine, se mostrarán condescendientes y zurearán melodiosos en nombre del arte, la libertad de ataduras formales o el viejo y gastado recurso a los referentes literarios, musicales, etc. e intentarán justificar lo injustificable. Pero en mi opinión ante el engendro que presenciamos el viernes sus argumentos no cuelan.
    Parece que con esta cinta, el señor Jarmuch, intenta de discursear y aleccionarnos en favor de la ciencia, el arte, la imaginación y lo que sea (que él sabrá), en contra de la realidad. No está mal como concepto para ser desarrollado en un ensayo filosófico, pero esta es una película que pretende recorrer un camino plagado de espinas mediante atajos de novato. Bien para un chaval que estudia cinematografía y debe presentar un “trabajito” de fin de carrera, mal para un cineasta con recorrido que debe presentar ante el público una obra tan solvente como las anteriores. La lección le salió “tonta”. Casi todo en el film carece del más mínimo interés. Veamos algunos detalles, solo por destriparla un poco: el tipo ese de la bolsa de viaje ¿quién es? ¿Kung Fú?, ¿Terminator? ¿ James Bond? ¿Una mezcla de todos y de ninguno? Hace Tai Chi pero no da patadas, no se ríe nunca pero tampoco “tira de metra”, va de agente secreto pero no es capaz de presentarse. Este individuo y todos los que se van cruzando en su camino son personajes monolíticos, de cartónpiedra, incapaces no ya de conmover al espectador sino de comunicarle nada. Bien como ninots en una falla valenciana. Mal para una película de “cine independiente” que aspira a reunir unos requisitos mínimos de calidad
    30/05/10

    ResponderEliminar
  2. El Pollito6/9/10 4:08

    Voy a insistir: el elenco de personajes que van apareciendo a lo largo del film no tienen ni puta gracia. Pongo un ejemplo: el papel de Luis Tosar recorriendo los callejones de Madrid en actitud misteriosa y enigmática cargado con un violín es ridículo. Todos los demás: John Hurt, Gael García, Tilda Swinton… más de lo mismo. Un plantel de extraordinarios actores no sirve más que para parchear una magnífica chorrada.
    En mi opinión, subrayo esto, a pesar de estar aderezada de ciertos artificios para epatar al personal, nos encontramos ante una película de lo más simple. No digo que se trate de una mala película, habrá quién se ha corrido del gusto, pero a mi me ha parecido un invento aburridísimo (reconozco que siendo un pollo algo bodoque, no soy tonto del todo y cuando es necesario que alguien me explique una película…. ¡¡¡Zape!!!).
    Por otro lado, ¿no habéis caído, estimados vecinos de corral, en el tufillo eroticofóbico que rezuma el asunto? Y esa renuncia a la sexualidad del personaje principal a qué viene? Parece querer insistir una vez más, ¿es que no se van a cansar nunca? , en la idea de que cuando un varón tiene ante si una misión poco menos que mesiánica que cumplir, el erotismo y la feminidad son un obstáculo. ¡Hay que ser estúpido! Alguien debiera explicar al guionista y director que cuando se trata de salir en defensa de valores como el arte, los deseos, la ensoñación o la creatividad, la sexualidad, el Eros, es uno de los motores principales de estas expresiones en la experiencia humana. El arte, la imaginación son parte de la alegría de la vida, la sexualidad también ¿A qué viene esa renuncia de asceta medieval entonces? ¿Acaso el tipo este de pequeño había sido monaguillo? ¿No será en realidad un enviado infiltrado de Rouco Varela? Hay argumentos más chuscos. Cuando la joven se le brinda ¿es una enviada de la competencia, léase el Mal, el Diablo o lo que sea? ¿O es un regalo de la parte contratante para que lo pase bien mientras cumple su cometido? En todo caso él la rechaza con un fanatismo casi religioso ¿qué pasa que es la tentación que viene a distraerle? ¿Si folla como un cosaco se le va secar la medula ósea? Este señor todavía no se ha enterado de que disfrutar de un buen polvo con una persona que te desea es tan gozoso y relaja como unas cuantas sesiones de Jiu Jitsu. Entérate majete, estás en España, adáptate un pelín a las buenas costumbres y aquí solemos afirmar que “en todos los trabajos se fuma”. Otra cosa, aquí en la terracitas se toman pinchitos y tapas, a nadie se le ocurre atiborrarse a papeles. Entre una cosa, la otra y el hartón a cafeína no me extraña que se pase la película con esa cara de tener úlcera de estómago.
    Por cierto ¿Cuál es el cometido del menda, hacer turismo, traficar con diamantes, dar el matarile a un malo malísimo que no sabemos bien por qué es tan malo? Bastante confuso todo ¿no os parece estimados congéneres? Una historia maniquea hasta decir basta (el Bien y el Mal, como el Bush, no te jode, a estas alturas), impostada hasta empalagar, recosida de cualquier manera y rematada de forma infantil y chapucera.
    En conclusión, un bodrio no es, un tubo tampoco, pero un autentico coñazo sin ninguna duda. Una película engañosa, en apariencia ofrece mucho, en realidad da muy poco. Afortunadamente no voy a tener que hacer ningún esfuerzo para olvidarla, con el paso de las horas y sin yo quererlo ciertas secuencias de “Lejos de la tierra quemada” se han ido anteponiendo a esta película para ir relegándola a un quinto plano. “Lejos de la tierra quemada”, aquello si que fue buen forraje.
    Una cosa más, la política de silencio impuesta por la Gerencia del Gallinero funcionó como un mecanismo de relojería. Bien sabían los espectadores del jueves la desbandada que podían provocar si piaban sus arpadas lenguas. Con que solemnidad enmudecieron los cabrones. Lo más irritante es saber que a estas horas, los traidores, se estarán descojonando de la risa. ¡Quiera Dios que los de VeraVic los echen mano!
    30/05/10

    ResponderEliminar
  3. Avefría6/9/10 4:09

    ¿Qué más se puede decir después de lo dicho por Pollito? Mira que tiene verbo el "joio",no se corta una pluma.
    Completamente de acuerdo con él en este caso. Como se decía en El Cantar de Don Rodrigo ¡Qué buenos actores si tuviesen buen guión!

    Por mi parte,dos cositas:
    Me parece muy fastidioso que la mujer que nos representa a las féminas, sea solamente un cuerpo "mono" con una cara de "Lolita" decadente y voz de boba, presentada con una horrorosa envoltura de plástico, como si fuera un regalo cutre.
    Estoy segura de que cualquiera de mis amigas y colegas reunen más encantos que este modelo y que ninguna de nosotras soportaría dormir al lado de una momia. ¡Nuestros mejores amigos tampoco son los diamantes!

    Por otro lado, hasta ahora, cuando Luis Tosar aparecía en pantalla, un gesto, una mirada de este extraordinario actor bastaban para conmoverme. El viernes me pusieron por delante un espantajo. ¡Imperdonable!

    La temporada ha sido magnífica, da pena que finalice.
    Muchas gracias a tod@s y en especial a la bella mujer de los mitones en las manos que amorosamente nos ha ido ofreciendo buen pienso cada noche.
    30/05/10

    ResponderEliminar
  4. El Gallo Kirico6/9/10 4:33

    Pues sepa usted Señor Don Vicente, que la pelicula era muy muy muy buena, y si no sabe apreciarla, le aconsejo que la próxima vez se salga usted del cine. Y este mensaje va también para ese Pollito, que como el reconoce le gusto el sabor de la sandia, ya le podía gustar también ver bueans pinturas y escuchar buenos dialogos. Bueno ya esta dicho
    01/06/10

    ResponderEliminar
  5. Para mi gusto, ni Los Límites del Control, ni Lejos de la Tierra Quemada son obras redondas; lejos la de Jim Jarmusch de El Camino del Samurái o Noche en la Tierra, y lejos también la de Arriaga de sus guiones con Iñárritu; pero si tuviera que elegir me quedaría con la primera. Intentaré explicar el porqué:

    a)En Los límites del Control hay unas expectativas que, se cumplan o no, mantienen el interés hasta el final.
    No sucede lo mismo con la de Arriaga, muy previsible tras la media hora.

    b)El simbolismo cinematográfico puede colocarnos en ocasiones fuera de la película, el esfuerzo para entrar no es cómodo y hay quien abandona la opción de profundizar tachando inmediatamente al film de soberbio e incomprensible.Este tipo de descalificaciones apresuradas se hubieran llevado por delante, por poner un ejemplo, a Luis Buñuel, nuestro mejor cineasta.

    c)A mí me durarán más en la memoria las preguntas, sin respuesta o con decenas de ellas posibles, de los Límites del Control que los clichés (dejà vù)del mejicano.

    d)El surrealismo, solo es una parte (aunque aumentada) de la realidad y no hay que considerarlo fuera de este mundo. Coincido en que relaja más que te den el pienso molido y de marca (Lejos de la Tierra Quemada), a que te den un revuelto alimenticio en el que tú debes averiguar los ingredientes (Los Límites del Control); pero con ambos comestibles se hace cine.

    Dicho lo anterior, remarcar que las dos han pasado por El Gallinero y desde ese momento tienen un plus de dignidad, al no haber pasado desapercibidas y haber merecido de nuestros comentarios.
    02/06/10

    ResponderEliminar
  6. El Pollito6/9/10 4:36

    Sabe Vd., Amigo Sinhué, que somos pollos de gustos cinematográficos muy diferentes. Probablemente yo peco de conservador y Vd. de vanguardista. A lo largo de esta temporada hemos tenido oportunidad de cacarearlo con motivo de proyecciones más o menos polémicas: “Malditos Bastardos”, “Tetro”, “Avatar” (esta proyectada en otras artesas) y ahora retornamos a nuestro gusto por la polémica con las dos últimas películas.
    Le voy a dar la réplica comenzando por el final. Tiene Vd. razón, si pasaron por el filtro del Gallinero es que ambas tienen “un plus de dignidad”. Como Vd. afirma muy bien, la prueba es que ninguna ha pasado desapercibida y nos han invitado al análisis, la reflexión y la expresión literaria. Efectivamente, este es un hecho encomiable que debemos a las dos.
    Por lo demás sigo considerándolo a Vd. demasiado indulgente con cierto tipo de “moderneces”. Veamos, entiendo que una buena película debe basarse en dos elementos fundamentales que estructuran el esqueleto de la obra que se presenta ante el público: La historia y la forma de contarla ( interpretación, fotografía, planos, encuadres, localizaciones, vestuario,…etc.)
    Ni en uno ni en otro aspectos “Los límites del control” y “Lejos de la tierra quemada” resisten la comparación. Ya dije en su momento , y lo repito, que la primera es una historia insulsa, maniquea y estúpida, que ni poniendo el espectador mucho de su parte llega a calarle en nada, porque en realidad se resume a eso a nada. “Lejos de la tierra quemada”, en cambio, es una historia que desde muy diferentes ámbitos llega hasta el fondo de las viscera (la historia de la infidelidad, el resentimiento, la amistad, el amor entre los dos adolescentes, el dolor y la culpa,…) Ambas tratan de “jugar” con el espectador, pero la película de Iñárritu lo hace desde la honestidad, va dando pistas para que el espectador pueda ir anudando los cabos que parecen sueltos. Un extraordinario guión (Iñáritu es especialista en esto) nos permite llegar hasta un final coherente en el que poder constatar si nuestras conjeturas estaban en lo cierto. La cosa parece fácil, pero no lo es, ha ido sembrando el camino de dudas e interrogantes en los que solo al margen de la película podremos ir indagando para quedar siempre en la incertidumbre (¿Qué arrastra a dos seres humanos a la pasión y la infidelidad? ¿Cómo se sitúan terceras personas y el propio espectador ante un conflicto de esta magnitud? ¿Qué posibilidades de recuperación existen ante una relación madre/hija rota de años? ¿Cómo puede esa mujer digerir su culpa ante la nueva situación? Reconocerá Vd. que la cosa tiene meollo. Para PREGUNTAS, PREGUNTAS las de “Lejos de la ……” De pienso molido nada, no se equivoque Vd. Rasque un poquito con las uñas, verá que hay carne viva.
    03/06/10

    ResponderEliminar
  7. El Pollito6/9/10 4:38

    En la historia de “Los límites…” nada de nada salvo el ridículo más espantoso. Asegura Vd., Amigo Sinhué, que existen en la cinta unas expectativas que se mantienen hasta el final. Siento un profundo respeto por su opinión, pero esas expectativas las habrá encontrado Vd. porque yo no conseguí pasar de la decepción y el bostezo. Repito, no me salí de sala para no dar la cantada. ¡Dios, qué pena!
    Lo del “simbolismo cinematográfico” tiene su aquel. No me considero un espectador comodón dispuesto a tirar la toalla a la menor dificultad. Acepto los desafíos, como el suyo, pero cuando con una película entiendo que me toman el pelo por ahí no paso. Me gusta profundizar, es más estoy ansioso por hacerlo, pero no estoy dispuesto a perder el tiempo. Descalificar, claro que descalifico si lo creo oportuno, no olvidemos que el Sr. Jarmuch me ha descalificado antes a mí como espectador. En todo caso el empezó primero. Otra cosa, no le estoy descalificando a él, sino solamente a una de sus obras a la que considero fallida. De la comparación con L. Buñuel mejor no hablo.
    Hay algunas secuencias en “Lejos de la tierra quemada” que valen por toda la película de Jarmusch. Voy a sugerir una : es aquella en que la adolescente observa como el fuego se extiende por los bajos de la caravana. En un momento de produce la deflagración y arde todo el vehículo. Entonces se produce un contraplano y la cámara enfoca la joven que, consciente de la tragedia que ha desencadenado, llora con desesperación en el espacio desértico. Esa sola secuencia vale por toda la película de Jim Jarmusch.
    En fin, no me haga mucho caso, soy un pollo algo tarugo. Alabo su claridad de criterio y envidio su buen paladar.
    03/06/10

    ResponderEliminar
  8. Pamplinas6/9/10 4:40

    Categóricamente me convencen más los argumentos del Pollito sobre Los límites del Control . Y en esta ocasión dejemos a Buñuel para (si puede ser) proyectar una película suya en el Cine el Gallinero. Creo que si Buñuel se entera que es utilizado para defender una película como Los límites del Control, puede volver a este mundo y darnos una buena Somanta a Palos.
    Como siempre dar las gracias a estos dos personajes: Sinuhé y El Pollito, que con sus diferencias nos hacen aprender, reflexionar y querer ver más Pelis y querer visitar más el blog y entusiasmarnos más por el Cine, y ser más felices...
    !Madre si los políticos aprendieran un poquito de ustedes!
    03/06/10

    ResponderEliminar
  9. Dora Douglas9/9/10 21:26

    "Quería que descubrieses lo que es el verdadero valor, hijo, en vez de creer que lo encarna un hombre con una pistola. Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final, pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence".

    Atticus Finch, "Matar a un ruiseñor".

    ResponderEliminar
  10. “… Un “Pollito” presumido
    que se inquieta porque no se alza el telón…”

    Alonso Quesada, “Poema truncado de Madrid”, Canto sexto (fragmento), 1920

    ResponderEliminar