jueves, 22 de marzo de 2007

Película 106 # Año 4


Three... Extremes
(Saam gaang yi )


Jueves 22/Viernes 23 - Marzo/2007
Sala Avenida/Jaraíz
21:30 Horas



DIRECTORES

Fruit ChanPark Chan-wook Takashi Miike


GUIÓN:Lilian Lee, Park Chan-wook, Haruko Fukushima (Historias: Lilian Lee, Park Chan-wook, Bun Saikou)
MÚSICA: Comfort Chan, Kôji Endô, Bok-sung-a, Comfort Chan, Lee Byung-hoon, Jang Yeong-gyu
FOTOGRAFÍA: Christopher Doyle, Kôichi Kawakami, Chung Chung-hoon
REPARTO: Bai Ling, Pauline Lau, Tony Leung Ka-Fai, Meme Tian, Miriam Yeung, Sum-Yeung Wong, Kam-Mui Fung, Ho Chak-Man, Fanny Wong, Lee Byung-hun, Lim Won-hie, Kang Hye-jung, Lee Dae-yeon, Gene Woo Park, Lee Mi-mi, Kim Gyu-sik, Yum Jung-ah, Kyoko Hasegawa, Atsuro Watabe, Mai Suzuki, Yuu Suzuki, Mitsuru Akaboshi, Lee Jun-goo, Wai-Man Wu, Miki Yeung, Kai-Piu Yau
GÉNERO: Terror | J-Horror. Película de episodios
DURACIÓN: 128 Min.    PAÍS: Hong Kong


SINOPSIS

Película de terror compuesta por tres episodios, cada uno de ellos dirigido por un conocido director asiático. 
Dumpling (Hong Kong). A la señora Lee le resulta tan duro envejecer que acaba sumida en un grave depresión. Su desesperación es tal que está dispuesta a recurrir a cualquier método con tal de recuperar la juventud perdida. La solución parece tenerla Mai y sus especiales "dumplings", que, al parecer, tienen efectos milagrosos.
Box (Japón). La joven Kyoko mató a su hermana pequeña, pero con el paso del tiempo, su sentimiento de culpa es cada vez más angustioso e insoportable.
Cut (Corea). El director de cine Ryo Ji-Ho, un hombre casi perfecto, es secuestrado en su propia casa por un extra. El criminal ata a la esposa de Ryo al piano y le va cortando poco a poco los dedos uno por uno. El secuestrador le propone a Rio que si quiere que deje de torturar a su mujer, él tendrá que matar a un niño que ha llevado consigo. 



Y me parece a mi

Como ejercicio de memoria cinematográfica he decidido recuperar películas, ya vistas hace mucho tiempo, y escribir sobre lo que de ellas queda en mi subconsciente. Así, por sorteo, me encuentro con esta pieza hongkonesa del género de terror con tres realizadores prestigiosos, que tripulan cada uno de los episodios.
El aroma más fuerte que prevalece es el de la sangre y los retortijones intestinales provienen de algún apetitoso alimento de dudosa procedencia.
El terror asiático siempre nos ha impactado y aunque suele deslizarse por lo excesivo y lo explícito no es óbice para considerarnos dentro de la acción, siendo las víctimas de esas refinadas venganzas, de los poco escrupulosos métodos de enriquecimiento, o de la originalidad en muertes programadas o mutilaciones. Tampoco es descartable el involuntario protagonismo en las pesadillas, sin saber cómo ni porqué, o por alguna antigua o retorcida coincidencia nos podemos convertir en objetos de la violencia gratuita de cualquier psicópata.
El terror amarillo, siempre recomendable para los amantes del género, tiene más que ver con la locura y con el antes y después de la tortura.
                                                                                                                                               Jaht