miércoles, 6 de abril de 2011

Película 243 # Año 8

AJAMI
7 y 8 de Abril
Sala Avenida - Jaraíz de la Vera
21 : 30 Horas


DIRECTOR
Scandar Copti, Yaron Shani

GUIÓN     Scandar Copti, Yaron Shani
MÚSICA      Rabih Boukhari
REPARTO          Shahir Kabaha,  Ibrahim Frege,  Fouad Habash,  Youssef Sahwani,  Ranin Karim,  Eran Naim,  Scandar Copti,  Elias Sabah,  Hilal Kabob,  Nisrin Rihan,  Tami Yerushalmi,  Moshe Yerushalmi,  Sigal Harel,  Abu-George Shibli

NACIONALIDAD     Israel
DURACIÓN     120 Min.

PREMIOS    Nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Festival de Cannes: Cámara de oro (mención especial). Academia de cine israelí: Mejor película, director, guión, montaje, música. 9 nominaciones
 

SINOPSIS

El barrio de Ajami en Jaffa es un crisol de culturas y diferentes puntos de vista entre judíos, musulmanes y cristianos. Echando la vista atrás y a través de diferentes personajes somos testigos de lo insostenible que se está convirtiendo esta situación: Nasri, un chico de 13 años que vive atemorizado; Malek, un refugiado palestino que trabaja en Israel ilegalmente; Binj, un palestino rico que sueña con un futuro brillante junto a su novia judía, y Dando, un policía judío obsesionado con encontrar a su hermano desaparecido.


Quién es quién


Scandar Copti es un ciudadano palestino del Estado Israelí, nacido y criado en Jaffa. Tras graduarse como ingeniero mecánico en el Instituto Tecnológico de Israel, decidió dejar su profesión y perseguir su sueño de la infancia de ser realizador de cine. Tras estudiar interpretación y elaboración de guiones, Scandar hizo THE TRUTH, un falso documental de doce minutos de duración producido por el Festival Internacional de Estudiantes de Cine de Tel Aviv que fue aclamado por su atrevida postura política. THE TRUTH fue proyectada en el evento de 2003 Artistas contra la Ocupación en Montreal y adquirida por el canal israelí Channel 8, pero finalmente fue perseguida por la censura y archivada en un cajón. Desde entonces, Scandar ha escrito, dirigido y montado varios cortometrajes documentales, experimentales y de ficción. Sus trabajos en vídeo se han proyectado en el Centro Israelí de Arte Digital, en el Museo de Arte Contemporáneo de Herzliya y en la Redding Art Fair 5 de Tel-Aviv.
Yaron Shani, judío, 37 años, uno de los dos codirectores del filme:  "La violencia en Ajami es fundamental porque queremos que el público choque contra las horribles consecuencias que produce. No es una violencia para entretener, es una violencia para horrorizar. Nos importa que la gente salga de la sala no asombrada por lo que acaba de ver, sino dolida, aturdida, conmovida por esa violencia. Esa era nuestra única intención y no llenar los cines o ser candidatos a un premio. Mostramos problemas reales. Escribimos un guión que por supuesto sorprendiera y motivara a los espectadores, pero detrás de eso hay una discusión sobre la vida, sobre lo que afrontamos cada día, que no nos puede dejar indiferentes. Si sales de una sala sin más, a eso le llaman de cine de entretenimiento. Nosotros queríamos más, queríamos afectar al público. Y si logramos provocar algún cambio, mejor"


Y me parece a mi

Cuando ves Ajami, la película, sientes muy cerca los sucesos; aunque no seas judío, ni árabe y vivas tan lejos de ese barrio maldito de Tel Aviv. Y es que estos dos muchachos (Scandar Copti y Yaron Shani), amigos de culturas vecinas y enfrentadas, esculpen esta obra con un cincel especial que sobre una inmensa mole granítica, y aparentemente imperturbable, levanta lascas de humanidad.

Ajami es muy valiosa, como valiosos son los primeros pasos de un niño, porque si alguna vez el conflicto se soluciona es porque algunos tiene voluntad de hacerlo y, como un condenado a cadena perpetua, los dos directores comienzan a hacer el tunel de la gloriosa evasión, probablemente, con un cortaplumas. La autocrítica es fundamental y ejerce de bisturí sobre el putrefacto y enquistado problema étnico y religioso. El cine en este caso, como ya sucedió tantas otras veces: Paradise Now, Los Limoneros, Zona Libre......, ayuda a colocar en la tierra a los protagonistas y sus desventuras para así tener un reflexivo punto de partida y de esperanza.

Pero Ajami habla no sólo del bíblico desentendimiento, también de los encontronazos generacionales, de los paraísos artificiales, del miedo y del atroz destino de quienes nacieron sin estrella; de los errores imperdonables y de la inexistencia, para algunos, de una segunda oportunidad. Necesaria pues y más que recomendable, y aunque algunos hayan querido minimizarla al considerarla un esqueje (por la manera de contar) de las historias de Iñárritu y Arriaga, o por el ritmo tipo Pulp Fiction, a mi me parece de una increíble y aterradora realidad que convierte en pura anécdota la ficción cinematográfica.
Jaht

La nota media de Ajami, según puntuación de nuestros seguidores fue: 8,60
 Asistentes: 48


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada