jueves, 18 de marzo de 2010

Película #205


Tetro
11 y 12 de Marzo
Sala Avenida - Jaraíz
21:00 hrs

Director: Francis Ford Coppola
Intérpretes: Vincent GalloMaribel VerdúKlaus Maria BrandauerCarmen MauraRodrigo de la SernaLeticia BrédiceAlden Ehrenreich
Título en VO: Tetro
País: Argentina, España, Italia, EE.UU.
Año: 2009
Fecha de estreno: 26-06-2009
Duración: 127 min.
Género: Drama
Color o en B/N: Color
Guión: 
Francis Ford Coppola
Montaje: 
Walter Murch
Fotografía: 
Mihai Malaimare Jr.
Música: 
Osvaldo Golijov


Sinopsis argumental
   Bennie Tetrocini llega a Buenos Aires para buscar a su hermano desaparecido hace diez años. Cuando por fin encuentra a su hermano mayor, el poeta brillante y melancólico 'Tetro', se da cuenta de que es todo lo contrario a lo que él esperaba. En lugar de ser el hermano maravilloso que fue el ídolo de su infancia, el Tetro de ahora es un hombre distante y desilusionado que cambió su nombre, no quiere saber nada de su familia, y ya no escribe. Durante el tiempo que Bennie pasa con su hermano y la novia de éste, Miranda, los dos vuelven a vivir las experiencias tormentosas de su pasado y se revela un secreto terrible.



La apócrifa (XVII)

“¡A ver, no hay por ahí alguna voluntaria o voluntario que mande callar al majadero de la mesa tres y le explique que las pelis del Gallinero SI se pueden criticar, pero los viernes a partir de las 21´15 h!”
Karl Malden
(La ley del silencio, 1954)
12/03/10


Y me parece a mí 

Como no podía ser de otro modo, Francis Ford Coppola se complica la vida y decide hacer la película que él tiene en la cabeza en lugar de hacer la que les gustaría ver a la mayoría de espectadores. Este proceder tiene sus inconvenientes pero también sus ventajas; y me atrevería a decir que, desde el punto de vista de la creatividad, más ventajas que inconvenientes. Porque la valentía es necesaria para inventar y para buscar nuevos caminos.

Tetro es la historia de una familia italo-argentina que siguiendo la batuta del más ambicioso de sus miembros se instala en el faro mundial del arte y sus beneficios: Nueva York. El despotismo del genio convierte a un clásico clan familiar italiano en cachitos amargos de acomplejados burgueses. Uno de estos cachitos deambula por Buenos Aires... Y al viejo y bohemio barrio de La Boca llegamos de la mano de Coppola y el joven Bennie buscando al desequilibrado primogénito de los Tetrocini, que huyendo de la familia (aunque vive de ella) ha encontrado un nido en el que viven una mujer amorosa y unos simpáticos teatreros.....

El cuento, que esconde un secreto que a la larga no nos resulta tan sorprendente, podría resultar ejemplarizante pero esto a Coppola no le importa tanto. El se fija más en las herramientas de contar: colores, músicas, atmósferas....y utiliza el guión como arma arrojadiza: autobiografía (¿ajustes íntimos de cuentas?) y su visión de la crítica (que tantas veces le hundió en el pasado).
Con razón algunos espectadores alegarán que a ellos los fantasmas y obsesiones de Coppola no les interesan, pero pedirle al director que prescinda de ambos sería como haber obligado al Greco a no estilizar sus figuras o haber quitado el amarillo de la paleta de Van Gogh.
Jaht 


La nota media de Tetro, según puntuación de nuestros seguidores fue:4,9


9 comentarios:

  1. Jerónimo, no me seas gallina y dale al pico.

    ResponderEliminar
  2. El Pollito23/7/10 17:37

    ¡Hay que ver como se pone el aprisco cuando un pollo no es condescendiente con el pienso y abandona el palo del albergadero para irse a vagar por las lindes del corral a picotear cualquier cosa, lo que encuentre, con tal de no correr el riesgo de tener que soportar una indigestión a causa de un alimento mal sazonado, pretencioso, espeso e insufrible!
    Pues nada que, agotado el maíz del comedero, el granjero manda al resto de las aves salir en busca del ínclito para que, una vez localizado en cualquier garito de la calle peatonal, se ensañen con él y le dejen el plumaje, ese que con tanto esmero se había maqueado para asistir a la sesión, hecho jirones. La tarea, por otro lado les resulta fácil a pavas, patos y faisanes, después de hora y media de vagabundeo por casinos, arcos y tabernas le encuentran en un estado de ebriedad lamentable y por lo tanto indefenso el animalito.
    Y digo yo… ¿Qué le pasa a esta gente? ¿Por qué se lo toman como algo personal? ¿Es que cuando se hartan de alpiste pierden el norte y no hay nadie con la honradez y el sentido suficiente para ponerse de parte de un desgraciado gallito y reconocer que el pienso estaba “chungo”. ¡Estómagos agradecidos!
    Quiero dejar una cosa clara, cuando encuentro un pienso nutritivo y de provecho me pongo contento siempre y muestro mi deleite a la familia Manor, pero cuando un saco de grano “sale rana” y lo pío, no estoy piando contra el Gallinero, eso nunca, solo intento cacarear contra la empresa fraudulenta (en este caso Zoetrope/Tornasol) La película podrá ser buena, mediocre o mala pero al Gallinero siempre le agradeceré la posibilidad que me brinda de pastar (si me a petece el forraje) y que se favorezca el canto de pareceres, el cacareo civilizado y el kikiriki dialogado.
    Pero veamos, hay dos argumento que no me valen:
    Argumento 1: “Este pollo tiene el pico fino y la molleja delicada”. Les recuerdo a Vds. que en cierta ocasión en que las aves nos dimos tal atracón de sandía que algunas todavía hoy regurgitan trozos de aquella fruta, yo me quedé tan feliz y tan pancho. ¡No tendré la andorga tan sensible digo yo!
    Argumento 2: “El pienso hay que tragárselo hasta el final para luego poder opinar” ¡Pues no faltaba más! Que después de una hora de intentar digerir un producto y estar dando arcadas no puedas decir que aquello no te gusta! ¡Solo faltaba tener que verte obligado a vomitar en la platea y que luego la Sra. Mary Ann te vapulee por guarro. ¡Ni que fuésemos patos de esos que alimentan a la fuerza y con embudo para luego hacer paté con sus higadillos! Uno se va a la calle por quiere y después pía porque tiene derecho. ¡Al menos podrá opinar de esa parte del metraje que si ha visto!
    En fin soy un pollo comprensivo, eso creo, y por esta vez voy a disculpar los arrebatos de mis congéneres. Estoy seguro de que su virulenta reacción se debe a la explicable afinidad que sienten con el señor “V. Gallo”, la gallina Maribel y ese director desigual con nombre de equino granjero y cinematográfico: “Mula Francis”, Francis Coz Cozppola.
    12/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  3. Menudo picorro tiene el pollito, (lo que en los humanos llaman morrazo). Estuve en el garito y por tanto seré una de las pavas, patos y faisanes, que fue en busca del pollito.

    Pues sepan los asiduos de este gallinero, que nada pasó tal como lo cuenta este pollo engreído. El que daba a la matraca, y buscaba defender y quedar por encima era continuamente este gallito de pelea, para nada desgraciado ni indefenso como trata de parecer . Y tiene la desfachatez de piar que nos lo tomamos a título personal. Pues sepan ustedes que cambiábamos de conversación, estábamos piando de otras cosas y él pollo este vuelta con la burra, e importunando a los que trabajan, y mordiéndose las uñas con el pico, y….Y diciendo que sólo lo arreglaba la Maribel Verdú en pelotas. Un comentario un tanto machista que tenemos muy cercano el día de las gallinas trabajadoras y no trabajadoras.
    Cierto que cuando algo le gusta, le gusta de veras, y pía alto para que se le entienda, y te contagia. Pero tendrá que aprender a respetar a los pavos, patos y faisanes que para nada se arrebataron, sino que ese día no comulgaron con él y que deje de disculparnos a los que ni mucho menos le ofendimos que parece gallo de misa me cago en la mar.
    Posdata: la peli no me entusiasmó, demasiado exagerada e irreal.
    12/03/10

    ResponderEliminar
  4. Avefría6/9/10 3:23

    Tiene razon usted, Señora Lourdes, cuando afirma que ningún inquilino del gallinero respondió a las observaciones provocadoras del Pollito. Nuestro amigo no está en lo cierto cuando afirma que una bandada de aves se le vino por encima ensañándose con él para despeinarle el flequillo. ¡Ya me hubiera gustado a mí presenciar esa pelea, pero tal debate no existió!
    Efectivamnte las desorientadas aves que salimos al encuentro del Pollo nos limitamos a meter la cabeza bajo el ala y como bien dice usted a cambiar de conversación.
    Por mi parte lamento tener digestiones tan lentas: creo que Tetro es verdaderamente merecedora de cantos agrios; el señor Coppola no estuvo a la altura de lo que se podía esperar de él.
    Creo que el buen pajarito tenía algo de razón. Para mí su condición de "gallo de pelea" es cualidad que admiro en él... Siento cierta debilidad por este "bichín", no lo puedo negar.
    13/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  5. La Sombra del Granjero es Alargada6/9/10 3:25

    No es la mejor película de Coppola, pero es una película de Coppola, razón suficiente para merecer un poco de respeto; al margen de si gusta o no. Que no creo yo que este señor haya hecho Tetro pensando exclusivamente en dar matarile (utilizando el viejo truco del pienso envenenado) a toda una granja de Santos Inocentes (¡Viva Delibes!) de la Vera extremeña.

    Que se puede criticar, por supuesto, que se debe criticar, también; pero:
    -¿Hay que llevar a la hoguera al tal Francis?
    -¿Hay que acabar con toda su familia para que ninguna traza genética pueda sobrevivir? (No sea que algún descendiente haga algo parecido).
    -¿Hay que dedicar sesiones especiales de recuperación para curar a las víctimas expuestas a una radiación tan nociva?
    -¿Hay que fumigar a quienes les ha gustado porque son seres inservibles y su cortedad intelectual así lo demanda?
    -¿Hay que lanzarse a la predicación para que ningún incauto ose cometer el error de ver semejante bodrio "gallinerista"?.

    Creo, querido Pollito, que la exageración es la que descalifica tu crítica. Crítica, por otra parte, de la que todos podríamos aprender si existiera.
    Yo la voy a calificar con un 6, porque una vez digerido el producto considero que tiene bastante de aprovechable aunque la cascarilla sea dura de roer.
    También estimo que Coppola no redondea esta obra porque, libre de imposiciones, ha preferido innovar y experimentar, aventura que a veces se paga con la incomprensión, que por supuesto puede ser muy razonable. Sigo pensando que en el cine, como en la mayoría de las cosas de la vida, no son únicos el blanco y el negro; los matices grises pueden ser muy interesantes.
    13/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  6. Aunque nuestro flamante gaviero fue bien recibido en la cofa y en la bateria de cañones, no fue apenas aquella estrella que habia sido antes entre las tripulaciones de los modestos barcos mercantes, las unicas con que hasta entonces se habia mezclado.
    Era joven, y apesar de su figura bien desarrollada, tenia un aspecto aun mas joven de lo que era realmente, debido a una expresion adolescente que se demoraba en su rostro aun liso, casi femenino en pureza de color natural, pero donde, gracias a sus viajes por mar, el color de lirio habia desaparecido por completo y al rosa le costaba mucho trabajo hacerse visible en su rubor a traves del curtido.
    A alguien tan esencialmente novel en las complejidades de la vida practica, la abrupta transicion desde su anterior esfera mas sencilla al mas amplio y mas experto mundo de un gran barco de guerra, podria muy bien haberle abrumado si hubiera habido alguna vanidad u orgullo en su manera de ser.

    Antes de dedicarse a tiempo parcial a la crianza de vino, FFCoppola sembro una viña con dos pies. De uno manaba savia nueva y del otro savia elaborada.
    - Creo que no hay mejor manera de crecer-
    En tetro las uvas mas brillantes de su viña resplandecen de nuevo ante nuestros ojos, incluso diria que su sabia elaboracion de cine a dado otro paso trascendental en nuestra forma de ser espectadores.
    Tetro marca un devenir en la nueva configuracion de este ya viejo arte.
    Como toda obra maestra hace, Tetro ha revuelto muchos estomagos que han vomitado su indigestion sin dudarlo.
    Recordais Corazonada? Otra obra maestra denostada en su presentacion y hoy aupada por la sacrosanta tonteria.
    Si, creo que este pajaro a creado otra gran obra.

    marlow
    14/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  7. El Pollito6/9/10 3:33

    Sobre Coppolas y Tetros

    Pues bien, ya que me sale Vd. al paso y con justicia así me lo requiere, querido Granjero, comentaré algunos aspectos de la hora del metraje de “Tetro” que fui capaz de soportar. De la hora restante, como Vd. sabe bien, entendí que podía prescindir tranquilamente dado el escasísimo interés del producto, por lo que me fui de paseo.
    En cuanto al Sr. Coppola, mis respetos. He de decirle que, aunque expreso mis impresiones con cierta vehemencia, soy contrario a la pena de muerte, tampoco me gustaría ver la geografía comarcal fumigada con productos químicos (soy ferviente partidario de la agricultura ecológica y de una humanidad lo más diversa posible). Entre mis caprichos personales no se encuentra el ansia exterminadora de todo aquello pueda molestarme o gustarme menos.
    Ahora bien, mi respeto no quiere decir que tenga que ser complaciente con todo lo este señor me ponga por delante. He de reconocer que en su momento rodó películas que me impresionaron hondamente Apocalipsis, Padrinos, etc. Eso fue hace tres décadas, muchas de aquellas imágenes aún permanecen vivas en mi retina. Pero no debemos olvidar que aquellos guiones estaban basados en inolvidables y contundentes relatos que no eran cosecha propia (Stevenson, Puzzo,…) El problema es que en la película que nos ocupa el señor Francis escribe su propio guión y aquí empieza a saltar en el charco, porque no se pone a la altura, por mucho que en ciertas entrevistas intente justificarlo. No existe ecuación matemática que demuestre que el hecho de ser un extraordinario director, que lo es, le convierta automáticamente a uno en formidable escritor y guionista. Me da la impresión de que aquí con el pretexto de querer realizar un “proyecto” muy íntimo y personal ha caído en aquello del Juan Palomo: “Yo me lo guiso, yo me lo como”. Alega Vd. en defensa de D. Francis que se encontraba experimentando. No es una justificación, si a mi vecino le dar por empezar a mezclar lejía, pimentón, pólvora y gominolas y como consecuencia me vuela la casa yo no justifico el “experimento”, sencillamente paso a cagarme en sus muertos. Si uno se embarca en deportes de riesgo se expone a darse la hostia y, no nos andemos con paños calientes, aquí el Sr, Coppola se ha “dao”. Aprendamos del cine, ya en la década de los 70 Harry Callahan (“El Sucio”) al final de una de sus películas afirmaba que “todo hombre debe conocer sus limitaciones”.

    En cuanto al trasunto familiar: una cosa cansina y pedante hasta estomagar. (¡Qué ascazo!, decía uno de los personajes en “Gordos”. Pues eso)
    En mi opinión el argumento que se atrinchera en unos supuestos demonios familiares es tan artificioso y rebuscado, que despide un tufo insoportable a malditismo, pero un maltitismo “progre” y de pacotilla, pasado de vueltas (y de moda) que de puro visto cansa. Un tema malcocinado para satisfacer a ciertos sectores “intelectuales” de la “progresía” años 70 o “movida” años 80. En mi modesta opinión de ahí no pasa, ni puede pasar.
    14/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  8. El Pollito6/9/10 3:34

    Los personajes son presentados de tal manera que desde el principio, ellos y las relaciones que establecen, carecen de fuerza y de interés (por mucho que se aliñen con aspectos formales). Los actores dan la impresión de ser unos pobres desgraciados que hacen lo que pueden por salvar la nave, pero como dicen en mi tierra “de donde no hay no se pué sacar”, de modo que acaban representando unos personajes hieráticos, congelados, impostados, teatrales y cadavéricos (la fotografía ayuda bastante), que harían buen papel en una falla valenciana pintada en blanco y negro. (Como me jode decir esto con la admiración que le tengo a la Verdú). ¿No es lamentable que después de 60 minutos de metraje exista un espectador al que le importe un pimiento lo que está pasando a un grupo de seres humanos en la pantalla?
    De la supuesta Argentina en la que parece querer contextualizarse el film para qué hablar. Si yo fuera argentino sentiría vergüenza, como Aníbal, acabaría jurando odio eterno al Sr. Coppola (hablo en sentido figurado, entiéndame) Hay escenas y diálogos de calle y de taberna que son como para descojonarse. Las secuencias en que una pareja discute en la fachada del bar (ella trizando una chaqueta a tijeretazos y luego arrojando una guitarra a la calle para que la despachurre un automóvil) rozan el ridículo. Aquella gente ¿qué son? ¿argentinos? ¿italianos? ¿ni una cosa ni la otra? Afortunadamente el cine italiano y argentino nos han regalado escenas en las que las discusiones conyugales han sido memorables. Es Vd. amante de los referentes, reconocerá que cualquier comparación es una ofensa. (¡Como eche de menos una Anna Magnani en esos momentos!). Aquello parecía una cosa de opereta, ¡lo malo es que se pretendía que lo tomásemos en serio!
    14/03/10 (movido)

    ResponderEliminar
  9. El Pollito6/9/10 3:35

    Al final la “cosa” se queda en un engendro pedante, hueco y falso. Insisto ese es el espectáculo que yo presencié durante la hora que estuve en la sala. Puede Vd. creerme, la “cosa” tuvo tan escaso interés que ni siquiera me he molestado en preguntar a las personas que tengo cerca como acabo aquello. Sencillamente me da igual.

    Cuando semanalmente acudo al gallinero, gozo de cada película como de una verdadera fiesta. Disfruto emocionándome, vivo lo que acontece a los seres que se mueven en pantalla. Intento ponerme en su lugar (en el lugar del oficial polaco a punto de ser ejecutado, en el lugar de Yeon, en la vida de Eric Bishop, en la piel de Elías…) Es un modo de ir al cine. Una costumbre que suele ayudarme a comprender mejor a los demás. Para mi ese es uno de los valores del cine. Creo que es una de sus contribuciones a hacernos mejores personas. En Tetro no encontraba lugar donde ponerme sin sentirme un estúpido. Quizá comprenda Vd. ahora mejor mi frustración. Permítaseme al menos que me desahogue.

    Por último decir que una semana más tuve el privilegio de ir al cine, a un cine diferente. A mi querido Gallinero. Tuve el gusto, el placer de sentir que una película, aún no siendo de mi agrado, podía removerme las entrañas. Adoro las experiencias nuevas y, mira tú por dónde, yo no todos los días salgo huyendo de los cines (Aunque últimamente me empieza a pasar a menudo “Malditos bastardos”, “El baile de la Victoria”, “La chavala aquella de las cerillas y el bidón de gasolina”…) En fin que ¡de todo tiene que haber en esta vida!, en esto estoy de acuerdo con Vd. ¡De todo se aprende! Lo único que lamento es haber pataleado con tanto estruendo como para dar lugar a la estampida de unos pocos pollos. Lamento también no tener la oportunidad de entrar más a menudo con Vd. en el cuerpo a cuerpo sobre ciertas películas. Por mi parte estoy seguro de que atesora Vd. bastantes cosas que enseñarme. Por lo demás en cuanto al tema que nos ocupa me mantengo en mis trece.
    También yo quedo a la espera de su respuesta. Me gustaría conocer que argumentos concretos, los que ya ha aportado pecan de genéricos, que le han llevadoa ser tan generoso y darle nota de 6. En ese termómetro que tenemos en nuestra primera página a Tetro yo no puedo darle más que un insuficiente bajo.

    Reciba Vd. un cálido y amistoso abrazo
    14/03/10 (movido)

    ResponderEliminar