sábado, 14 de febrero de 2009

Película #167

Una Chica Cortada en Dos
19 y 20 de Febrero
Sala Avenida - Jaraíz
21:00 hrs


Director: Claude Chabrol
Intérpretes: Ludivine Sagnier, Benoît Magimel, Françóis Berléand, Caroline Silhol, Mathilda May, Marie Bunel, Valeira Cavalli, Etienne Chicot, Thomas Chabrol
Título en VO:
La fille coupée en deux
País: Alemania, Francia
Año: 2008.
Fecha de estreno: 16-05-2008
Duración: 114 min.
Clasificación: Sin definir
Género: Drama
Color o en B/N: Color
Guión: Cécile Maistre, Claude Chabrol
Montaje: Monique Fardoulis
Fotografía: Eduardo Serra
Música: Matthieu Chabrol




Y ME PARECE A MI
Aristócratas podridos

Claude Chabrol, como ya es habitual en él, da un repaso desde dentro a la burguesía francesa. En esta ocasión, dicha burguesía, utiliza como juguete a una vitalista joven que aspira a huir de la mediocridad del ciudadano medio. Sus ansias de promoción, su alta autoestima y en algunos casos su inocencia la llevan a situaciones limite, y no sólo en el aspecto emocional...

El director transita con tanta seguridad por la historia que puede dar la impresión de que es uno de los protagonistas haciendo examen de conciencia. Porque el antiguo crimen en que está basada sólo es una excusa para hablar de ese mundo que él conoce tan bien y que seguramente le ha dado muchas satisfacciones materiales y pocas espirituales.

A estas alturas es difícil que Chabrol nos sorprenda pues su cine tiene ya un techo difícil de romper. No obstante sus películas siguen siendo de una corrección académica como corresponde a un hombre nacido crítico (Cahiers du Cinema) y de un refinado y malévolo sentido de la realidad.
Jaht
Sinopsis argumental
Gabrielle (Ludivine Sagnier), ambiciosa chica del tiempo en un canal de televisión, se enamora de Charles (François Berléand), un maduro escritor que la utiliza y rechaza. Por despecho, se casa con Paul (Benoît Magimel), un joven millonario desequilibrado.


La película está inspirada en un suceso criminal ocurrido en Nueva York en 1906, que Chabrol deriva hacia una diserción social en la que no deja títere con cabeza.


El Director
Parisino de 77 años, pasó de ser crítico en Cahiers du Cinéma a debutar con El bello Sergio (1958). En su cine brillan La mujer infiel (1969), Pollo al vinagre (1985), Un asunto de mujeres (1988), La ceremonia (1995), Gracias por el chocolate (2000) o Borrachera de poder (2006).

CACAREOS:
Detrás todo sucede. Se cierra el telón y se abre la imaginación. Los cándidos niños sacan el hacha que esconden bajo el colchón y se dirigen al sofá donde ronca el bueno de papá. Las insensibles “marujas” que mascan chicles, que visten bata de guata y parecen amortizadas y amortajadas, se enfundan en el lujurioso látex y empuñan fálicos artefactos. El hombre de las manos rotas, de pala y piqueta, llora mientras lee a Walt Whitman. Don Fulano, que acaba de depositar 50 € en la bandeja de la Iglesia, ordena a un teléfono tres desahucios. El sensible y elegante concejal de la oposición, ata a la cama, entre lametones, al machista, grosero y despiadado alcalde que maúlla tiernamente. El cura se enfrasca en la lectura de Voltaire y la tímida adolescente clava alfileres en una foto de su novio; descorre la cortina, abre la ventana y, divertida, me arroja un horroroso peluche que se agiganta antes de chocar contra mis prismáticos.
Jaht




Picoteando en corral ajeno
Ficha iMDb
Crítica El País por Jordi Costa
Crítica Fotogramas por Esteve Riambau
Crítica Blogdecine por Beatriz Maldivia
Crítica Blogdecine por Alberto Abauín
Comentario en Notasdecine
Entrevista a Chabrol en Fotogramas

3 comentarios:

  1. Pues a mí Chabrol me gusta. Te quita las ganas de pertenecer a la crème de la crème...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/3/09 17:26

    ¡A ver que pasa, que esta peli sólo la hemos visto 33!

    ResponderEliminar
  3. kilmoulis111/3/09 22:31

    Me ha gustado discretamente, porque peca de sobreentendidos, necesarios supongo para volcar el trabajo en personajes intensos, aunque prototípicos; la chica que no es capaz de conducir su vida, voluble, expuesta por ambición, el intelectual encumbrado, mas aristócrata que su rival, y el absurdo mundo de la familia millonaria, con un inmaduro que altera el diapasón aristocrático de la madre, siempre detrás para tapar los desastres. Estos personajes me parecen descritos perfectamente, otra cosa es su relación,un poco floja quizás en el capítulo que después será tan determinante; el paso por el club privado de Saint-Denis y las confesiones de Gabrielle a Paul, el millonario, que se deducen mas crudas de lo necesario. Es ahí donde la historia puede perder algo de verosimilitud, de hecho supone un esfuerzo presuponer y seguir con la historia, que desemboca en el conflicto de la declaración de Gabrielle. Es una historia morbosa, que podría haber insistido en el sexo, para darle mas credibilidad, pero no hay tiempo para todo. La metáfora final, con la chica dividida, pone el acento en, quizás, el objetivo del autor; la rotura de una encantadora inocente, víctima de dos voraces vividores.

    ResponderEliminar