martes, 25 de diciembre de 2018

Película 458 # Año XVI


Dogman
10 Enero/2019
Sala Avenida/Jaraíz
20,30



DIRECTOR

Matteo Garrone

GUIÓN: Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso

FOTOGRAFÍA: Nicolai Brüel

REPARTO: Marcello Fonte, Edoardo Pesce, Nunzia Schiano, Adamo Dionisi, Francesco Acquaroli, Alida Baldari Calabria, Gianluca Gobbi, Aniello Arena 

GÉNERO: Thriller. Drama | Crimen. Drogas. Perros 

DURACIÓN: 102 Min

PAÍS: Italia   

SINOPSIS


El dueño de una peluquería canina a las afueras de Roma se deja influenciar por un delincuente local hasta que su vida personal se complica y decide tomar las riendas de la situación.
 

¿Quién es quién?
Matteo Garrone (Roma, 15 de octubre de 1968) es un director de cine, guionista y productor cinematográfico italiano.

                               Su obra habla por él mismo: 

 Terra di mezzo (1997), Ospiti (1998),  Estate romana (2000), L'imbalsamatore (2002), Primo amore (2003), Gomorra (2008), Reality (2012), Tale of Tales (2015) y Dogman (2018).

Es la tercera vez que nos visita. Ya lo hizo, hace casi diez años, con Gomorra y, hace justo seis, con Reality

Algunos de los actores que aparecen los recordaréis, quienes conservéis el preciado don de la memoria, por sus papeles en otras proyecciones gallineristas: Nunzia Schiano (1959) y Aniello Arena (1968) lo hacen en Reality y Francesco Acquaroli (1952) en Díaz: no limpiéis esta sangre


Y me parece a mi 

Otra vez David

En la 63 Seminci me sucedió, como espectador, algo que siendo normal en la inmensidad del mundo cinematográfico no deja de ser extraño; es la orfandad, más común de lo que pueda parecer, que siente el seguidor de pago de un certamen cuando, si el palmarés fuera una quiniela, el número de aciertos se limitara a tres. Este año en Valladolid los premios han estado tan alejados de mis expectativas que de no ser porque cada vez tengo más claro que esta disciplina, además de huir de la competición, aborrece las reglas y los exámenes, y solo está interesada por el cuerpo a cuerpo con los que habitan cada una de las butacas, me hubiera visto obligado a hacerme el harakiri en medio del pasillo central del Teatro Calderón. La película que me toca destripar ha sido mi favorita en esta edición y no ha recibido ni un solo galardón.

Pienso que Dogman es un gran alegato a favor de la dignidad que posee todo ser humano, incluidos aquellos que parecen haber cambiado al nacer esta cualidad por unas generosas dosis de estulticia.
Un hombre, aunque sea un cuidador de perros en un barrio de pícaros supervivientes, tiene sus códigos que no conviene pisotear repetidamente, ya que las reacciones de los candorosos y pacíficos suelen acabar en increíbles resultados, ¿verdad Sam Peckinpah?.
Los violentos, matones, descerebrados cocainómanos, no sorprenden a nadie; por contra, quienes han tenido muy difícil en la vida ganarse el respeto dentro de su círculo social y familiar, pueden exigir no ser despojados de ese reconocimiento. El que poco posee es más tozudo en su defensa.

Matteo Garrone nos vuelve a llevar de la mano, como ya hiciera en Gomorra, por grises lugares, pantanos de barro, playas sin arena y casas descascarilladas. Y nos presenta personajes que son verdaderos artistas, porque es un arte vivir donde y como ellos lo hacen. Ni siquiera son conscientes de que les cuelga, de la coronilla al talón, la etiqueta de perdedores, tan ocupados están en el día a día. Aunque los más ilusos sueñen en bucear alguna vez en aguas cristalinas.

Impagable hallazgo el de Marcello Fonte que debió ganar en la ciudad del Pisuerga el premio de interpretación masculina, como ya lo había hecho en el Festival de Cannes.
 Jaht




Dogman, fue vista por 56  espectadores
La nota media, según puntuación de nuestros seguidores, fue: 8,50
 



3 comentarios:

  1. Päävo Atroz11/1/19 9:05

    Magnífica película.
    Soberbio Marcelo Fonte.
    Ayer nos ofrecieron ustedes un festín.
    ¡Larga vida al Gallinero!

    ResponderEliminar
  2. De las mejores. La vida, sin los adormecedores filtros edulcorados que evitan sufrimientos a las "almas hipersensibles"

    ResponderEliminar
  3. Nos complace entregar una programación de este calibre, casi tanto como que de vez en cuando demos en la diana con un título que alborote la platea y arroje tal unanimidad de criterio y satisfacción. Magnífico trabajo en dirección, en efecto, y una obra madura de Garrone con múltiples valores cinematográficos, amén del inmenso trabajo de Marcello. Normal que haya sacado un 8,3 de cresta bien concentradito.

    ResponderEliminar