sábado, 25 de abril de 2009

Película #177



Escondidos en Brujas
30 de Abril y 1 de Mayo
Sala Avenida - Jaraíz
21:30 hrs


Director: Martin McDonagh
Intérpretes: Colin Farrell, Brendan Gleeson, Ralph Fiennes, Clémence Poésy, Jérémie Rénier, Thekla Reuten
Título en VO: In Bruges
País: Gran Bretaña
Año: 2008
Fecha de estreno: 18-07-2008
Duración: 107 min.
Clasificación: Sin definir
Género: Thriller
Color o en B/N: Color
Guión: Martin McDonagh
Montaje: Jon GregoryFotografía: Eigil Bryld Música: Carter Burwell



Sinopsis argumental
Dos asesinos que han fallado en su último trabajo londinense, Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson), son enviados por su colérico jefe Harry (Ralph Fiennes) a la tranquila Brujas, donde pretenden pasar inadvertidos dos largas semanas. Durante su obligado retiro en la ciudad flamenca conocen a un actor enano (Jordan Prentice) y a Chloë (Clémence Poésy), una chica por la que Ray siente atracción. Pero no todo es lo que parece en esta urbe con canales... En medio de sus canales, casitas y turistas, algo cambia en su interior, y su estancia cada vez resulta más surrealista.




Alpiste

Escondidos en Brujas empezó a tomar forma cuando el guionista y director Martin McDonagh pasó un fin de semana en la ciudad medieval mejor conservada de Bélgica, que se convierte por derecho propio en un personaje más.
Bélgica es un país del que es habitual hacer chistes. Se suele decir que nadie del mundo recuerda que existe, salvo los franceses; y los franceses la recuerdan para bromear sobre ella: es como el Lepe de allí. Por eso mismo, los sarcasmos sobre el lugar se suceden; aun así, el autor da una de cal y otra de arena, mostrando el catetismo del personaje de Farrell, incapaz de apreciar la belleza de la ciudad. Contando con la total cooperación de Brujas, gracias al apoyo del burgomaestre Patrick Moenaert, y con cientos de extras contratados en la ciudad, el rodaje empezó a principios de 2007 y duró dos meses. Ya se habían filmado un par de películas en la ciudad, como Historia de una monja (1959), de Fred Zinnemann, con Audrey Hepburn, aunque este ha sido el rodaje de mayor envergadura hasta la fecha.
Los productores obtuvieron permiso para rodar dentro del museo Groeninge, donde Ray y Ken tienen una conversación acerca del purgatorio. En este museo pueden verse obras del Bosco, René Magritte, Jan van Eyck, entre otros. Graham Broadbent recalca: “En muy pocas ocasiones se consigue filmar en auténticas salas de museo. Fue necesario contratar pólizas de seguros draconianas para cubrir cualquier posible daño a la asombrosa colección del Groeninge”.
"Brujas es de otro mundo;
incluso me pareció una ciudad bastante opresiva."
Collin Farrell


El gallo píaEscondidos en Brujas es el primer largometraje del dramaturgo inglés, de padres irlandeses, Martin McDonagh, que ha sido nominado a dos premios Olivier por El teniente de Inishmore y El hombre almohada. En 2006 consiguió el Oscar al Mejor Corto por "Six Shooter", protagonizado por Brendan Gleeson.
Martin McDonagh cuenta por qué se fijó en esta ciudad para ambientar su debut como realizador: Fui a Brujas por primera vez hace cuatro años, y tuve sentimientos muy encontrados acerca de la ciudad. En cuanto di mi cuarta vuelta por sus calles, empecé a aburrirme y fue cuando pensé en dos personajes que vieran Brujas de dos modos muy diferentes: uno, Ken, ama la cultura, el otro, Ray, solo quiere tomarse una cerveza.


Martin McDonagh justifica la elección de Ralph Fiennes para el papel del colérico jefe de los dos matones: Quería a un actor que no hubiese encarnado cien veces el arquetipo del gánster londinense de clase trabajadora. Pero hasta verle en el plató no descubrí lo aterrador que puede llegar a ser Ralph Fiennes. Fiennes tuvo a un profesor que le ayudó a conseguir la forma de hablar de su personaje, vio tantas películas de gánsters británicos como pudo y leyó la autobiografía de un tiburón de los bajos fondos.

Y me parece a mi

Lástima, se te adelantó Tarantino

Escondidos en Brujas tiene demasiadas cosas a su favor como para considerarla una película floja. Está rodada en una ciudad preciosa de la que, claramente, el fotógrafo se ha enamorado. El ritmo es acompasado, lo que te facilita la travesía. Los actores cumplen dignamente con su trabajo. El director y guionista nos conduce de forma entretenida a un desenlace adecuado.

Si yo no hubiera visto ninguna película de Tarantino consideraría a ésta (Escondidos en Brujas) como todo un hallazgo. Pero da la casualidad que las he visto todas y hay demasiados parecidos como para considerarla genial u original. Efectivamente, los dos protagonistas bien podrían ser los Travolta y Samuel L. Jackson de Pulp Fiction; los diálogos chispeantes, simples y rayando el absurdo (en el buen sentido) son de la factoría Quentin; la violencia barnizada de humor negro y los exagerados ríos de sangre ya tienen patente.
Lo que diferencia a estos asesinos a sueldo de aquellos de Reservoir Dogs, Pulp Ficcion o Jackie Brown es que en el equipaje de los de Brujas hay sentimientos de culpa e incluso principios, lo que les convierte en seres más vulnerables. Aunque el final vuelva a ser coincidente con algunos de Quentin Tarantino en que no queda vivo ni el apuntador.
Así pues, sabia elección la de Martin McDonagh inspirándose en uno de los mejores.
Jaht


Gallináceas


Una temporada en el infierno
Debut cinematográfico del dramaturgo Martin McDonagh -cuya brutal El hombre almohada sigue girando por escenarios españoles en montaje del extremeño Teatro Noctámbulo-, Escondidos en Brujas corre tanto peligro de ser mal interpretada por una pura cuestión de mala (o equívoca) ubicación como su propia pareja protagonista: dos gánsteres irlandeses (Brendan Gleeson y Colin Firth), anclados en el centro de un limbo atemporal, la ciudad de Brujas, con el único deber de esperar y perder el tiempo, de ejercer de turistas a la fuerza mientras llegue la llamada que introducirá (o completará) la narrativa en esta situación entre paréntesis.


La película de McDonagh se expone al riesgo de ser leída como un excéntrico ejercicio de tarantinismo, dejando fuera de cuadro su condición de premeditada, sutil y consecuente prolongación de un discurso creativo.

McDonagh es uno de esos creadores capaces de coger en sus manos algunos arquetipos gastados por el uso y extraer de ellos una inesperada poesía. Escondidos en Brujas funciona, a la vez, como thriller heterodoxo, metáfora existencial y comedia onírica: el director juega con algunos de los temas recurrentes de su trabajo teatral (la culpa, la inocencia brutalizada, la existencia de luz en la tiniebla) para acabar articulando una historia fascinante de redenciones y cuentas (morales) cuadradas. McDonagh maneja humor, amenaza y patetismo con la misma delicadeza, mientras se suceden en la pantalla actores enanos, guiños a El Bosco, diálogos de oro, coreografías letales y juegos del azar. Todo ello sobre el telón de fondo de una ciudad de Brujas que pasa de chiste recurrente a antesala del infierno. Todo un logro.



La Off-Off-Crítica
Si usted no conoce Brujas, "Escondidos en Brujas" le brinda la oportunidad de, por le precio de una entrada, contemplar casi dos horas de sus bellos paisajes urbanos, pues poco hace la película por intentar que el espectador decida interesarse por los personajes o la historia en lugar de fijarse en los paisajes.
Todas las críticas que uno puede ver por ahí nos recuerdan lo mucho que Martin McDonagh le debe a Harold Pinter, y lo pinteriana que resulta su "Escondidos en Brujas". Tal vez, o tal vez sea una manera de encontrarle sentido a los diálogos vacíos y casi aleatorios, a las infinitas pausas dramáticas y a la general ausencia de contenido y mensaje que tiene la película. El que aquí les escribe se va a ahorrar toda referencia a dramaturgos y cultura gafapasta y con los pies en la tierra les dice que "Escondidos en Brujas" es una tontería.


Una especie de "Quentin Tarantino esperando a Godot", la cinta coloca a sus protagonistas en una situación de aislamiento, incluso con sus puntos de surrealismo, en la que uno se afana en encontrar algún sentido oculto a las banalidades sobre las que Ray y Ken hablan, o a las dinámicas que se establecen entre ellos, sin éxito. Tampoco se tiene mayor fortuna intentando darle un sentido a la historia, que avanza gracias a las intervenciones de Harry, el malévolo jefe, y que desemboca en un festín de sangre y espachurramientos un poco fuera de lugar.

Tampoco termina uno de hacerse con los personajes, particularmente con el de Colin Farrell, que es un poco como el gitano de Pitt en "Snatch" pero con un par de años más de E.G.B. Es el gracioso de la película, y casi todas de sus intervenciones -y créanme que el chaval pasa por muchos dramas humanos de personas con sentimientos- se saldan con un chiste, cosa que termina por cansar. En general la comedia no termina de calzar en el conjunto, particularmente la infinidad de chistes geográficos (que si menganito es americano, que si el otro es canadiense) de dudosa gracia.

El personaje de Colin Farrell es un poco como el gitano de Pitt en "Snatch" pero con un par de años más de E.G.B.


Dejando de lado su guión, a McDonagh le va un poco mejor como director. Aunque tiene una cierta tendencia al melodrama (no faltan esos planos cenitales del asesino arrepentido y arrodillado, con su reciente víctima en los brazos, llorando y gritando al cielo), lo cierto es que los pocos momentos en los que "Escondidos en Brujas" resulta atractiva son aquellos en los que el personal se calla y se dedican unos a dispararle a otros, y viceversa.

El reparto funciona relativamente bien. Colin Farrell cumple, excepto en aquellos momentos en los que parece quedarse sin ideas y recurre a toda una baraja de ticks nerviosos, gestos repetidos y mucho comerse las uñas más propia de Gary Oldman, o cuando le da por poner las cejas así como el tejado de un bungalow, la marca de la casa. Brendan Gleeson mucho mejor en todos los aspectos, y Fiennes se limita, esencialmente, a hacer de Lord Voldemort pero cambiando la varita por un pistolón.

En fin, una película con bastantes pretensiones que sin embargo se queda en nada. Recomendada para seguidores del "Lonely Planet".

Estilos de canto

"Una sorpresa de principio a fin, una comedia muy humana y oscura, con un argumento que no podrás predecir, sólo disfrutar."
Roger Ebert - Chicago Sun-Times

"Una memorable e hipnótica película."
Peter Travers - Rolling Stone

"Funciona, a la vez, como thriller heterodoxo, metáfora existencial y comedia onírica. (...) McDonagh maneja humor, amenaza y patetismo con la misma delicadeza (...) Todo un logro."
Jordi Costa - Diario El País

"Pretenciosidad y convencionalismo. (...) Personajes idealizados en una mala imitación de serie negra (...) thriller inconsistente en todos los aspectos"
Francisco Marinero - Diario El Mundo

"Farrell, Gleeson y el citado Fiennes apuntalan los infinitos matices del retorcido paisaje humano de la cinta, situando la cinta, por encima de sus posibles debilidades, entre la crema de la cosecha veraniega gracias a su desconcertante y proverbial apuesta por lo insólito y, entre los paradisíacos rincones de piedra de la joya flamenca, por la narrativa caleidoscópica."
20 minutos


Cacareos

¡Capitán, mi capitán!

Era un ser inflexible, su vida había sido dura y estaba convencido que sólo la disciplina, la negación y el sacrificio le habían llevado a la cómoda y boyante situación en la que se encontraba. Pero no había que bajar la guardia, nada de relajarse, lo conseguido en treinta y cinco años podía desaparecer en un momento.
Sus orígenes: hijo de campesinos analfabetos, le aterraban, y una de sus pesadillas recurrentes era verse convertido en su propio abuelo: borrachín, desdentado y bufón de caciques; o en su propio padre: impersonal manoseador de boinas frente al amo. Él, había escapado a los quince años de todo aquello y se avergonzaba de no haber sido capaz de hacerlo antes. Unos años de indignidad manchan de forma indeleble una vida. Por eso la relación con sus tres hijos e incluso con su mujer, que no dejaba de ser una chica de capital, chirriaba cuando se planteaban maneras de vivir, pérdidas de tiempo y caprichos. Sus historias eran para los suyos “batallitas” y no entendía que no merecieran un poco más de respeto. Estaba claro que sus cuentos ni servían de ejemplo, ni despertaban admiración. Todavía lloraba cuando se veía, niño de siete años, disputando con los perros de ganado los chuscos de pan que les tiraba el dueño de las cabras con el que estaba de gañán. Y esto hacía gracia a su hija Ester de veinte años y a Eduardo de veinticinco; aunque ya no tanto a Gerardo, que a los veintiocho les había dado un nieto precioso. El estaba también convencido de que: “quien desconoce su historia, está condenado a repetirla.”
Tenía miedo por los suyos y quería advertirles para que se mantuvieran alerta, porque la vida da muchas vueltas y aunque ahora seamos unos privilegiados, mañana podemos estar empezando de cero. Y lo peor no es que tú empieces de cero, sino que el que está al lado vaya por diez mil.
- Pero ellos nunca perdieron tres minutos en escucharme. Es triste, sargento Ramírez, tenga usted hijos para esto; pero en fin, cuando usted quiera, me han sentado bien estos bochinches de aguardiente.

(Huelva-15 de Abril de 1.999 – 19 horas- Momento de la detención del capitán Vadillo en la cantina del cuartel Granada 34, horas después de haber dado muerte a tiros a su mujer y sus dos hijos menores.)
Jaht





Picoteando en corral ajeno
Ficha iMDb
Web Oficial
Crítica en Fotogramas por Sergi Sánchez
Crítica en blogdecine por Alberto Abuín
Crítica en blogdecine por Luisfer Romero (con spoiler)
Crítica en blogdecine por Beatriz Maldivia (con spoilers)
Crítica en 20minutos

lunes, 20 de abril de 2009

Película #176



La Clase
23 y 24 de Abril
Sala Avenida - Jaraíz
21:30 hrs


Director: Laurent Cantet
Intérpretes: François Bégaudeau, Frédéric Faujas, Patrick Dureuil, Olivier Dupeyron, Vincent Caire
Título en VO: Entre les murs
País: Francia
Año: 2008
Fecha de estreno: 16-01-2009
Duración: 128 min.
Género: Drama
Color o en B/N: Color
Guión: Laurent Cantet, François Bégaudeau, Robin Campillo
Montaje: Robin CampilloFotografía: Pierre Milon

Palma de Oro Festival de Cannes 2008




Sinopsis argumental
François (François Bégaudeau) es un joven profesor de Lengua que empieza un nuevo curso en el instituto de un barrio multicultural de París. Sus métodos, un ejemplo de pedagogía abierta, serán puestos en duda por una clase difícil.





Alpiste
"El escritor y profesor de Secundaria François Bégaudeau escribió una novela ('Entre les murs') sobre su experiencia con alumnos parisinos y periféricos que se convirtió en uno de los libros más leídos en Francia. Laurent Cantet la ha trasformado en la mejor película sobre la situación actual en las aulas con que uno puede encontrarse hoy en día y probablemente con una de las mejores de cualquier época sobre el asunto. Es una obra maestra, por entendernos, que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 2008, no sin polémica. Se grabó con alumnos de verdad, sin merma de ningún conflicto cotidiano y estructural, y con el propio Bégaudeau haciendo de profe, tal vez por catarsis y finalmente para mayor desánimo."

"Muchos han visto La clase como un espejo en el que no querían reflejarse."
Laurent Cantet
"Precisión en los diálogos (nada sobra en lo que se dice, ningún diálogo encubre manifiestos, propuestas o proclamas), precisión en la actuación (jóvenes interpretándose a sí mismos con tal elocuencia y credibilidad que es la propia interpretación la que parece ausente, y profesores tan reales como débiles y llenos de conflictos), precisión, también, en la elección de las escenas, los personajes y los temas…
Y la película muestra una cosa más, esta vez para el cine y los que lo hacen: cuando se tiene algo que contar (y cada vez ocurre con menos frecuencia), cuando se tiene claro por qué y para qué contarlo, cuando, en resumen, hay una verdadera necesidad narrativa, el cómo (la actuación, la dirección, los diálogos y demás elementos narrativos)… simplemente funcionan como el mecanismo de un reloj."

"Lo que me interesa no es mostrar las soluciones cuando no existen, sino la complejidad de un sistema."

Laurent Cantet

El gallo pía Laurent Cantet: director de cine, guionista y director de fotografía francés, autor de Entre les murs (La clase, 2008), Vers le sud (Bienvenidas al paraíso, 2005), L'Emploi du temps (El empleo del tiempo, 2001) y Ressources humaines (Recursos humanos, 1999), además de Les Sanguinaires (película para televisión, 1998) y de los cortometrajes Jeux de plage y Tous à la manif.
Sus padres eran profesores en Ardilleux. Obtuvo un Master en audiovisuales en Marsella y, a continuación, entró en el Institut des hautes études cinématographiques en 1984.
Cantet impartió un taller de arte dramático en el Instituto Françoise Dolto, de la periferia de París, donde conoció a François Bégaudeau, profesor de francés, que alcanzó el éxito en 2006 con la publicación de su novela Entre les murs. La película, que se rodó en el verano de 2007 es ese mismo instituto está basado en su novela homónima.
La clase fue galardonada con la Palma de Oro en la 61.ª edición del Festival de Cannes. Hacía 22 años que no se le concedía a una película francesa.

"Cuando los chicos vieron la película, durante los diez primeros minutos se rieron mucho. Y después realmente la escucharon, la descubrieron, y al final dijeron Guau, es una película de verdad. No tenían conciencia cuando la estaban haciendo. Yo estaba de muy buen humor durante el rodaje, el ambiente era muy distendido, creo que nunca tuvieron la sensación de estar trabajando realmente. Aunque hicieron un trabajo enorme. Eran capaces de quedarse concentrados en una escena durante seis horas, recordar lo que habían improvisado para poder interpretarlo de nuevo, integrar todas las preguntas que yo les hacía, todo lo que les pedía. Los profesores estaban sorprendidos y casi celosos al ver que lográbamos sostenerlos así en la clase encerrados durante seis horas. Ellos no los pueden hacer concentrar más de dos minutos en algo. Eso para mí fue un gran descubrimiento."


Gallináceas


El cine lleva años tratando el tema de los conflictos escolares, ya sea en institutos de extrarradio con alumnos problemáticos, en colegios de élite, en las universidades o en la enseñanza primaria. Se han rodado películas para todos los gustos pero muy pocas han sabido captar tan bien lo que pasa en las aulas como La clase, la espléndida cinta del francés Laurent Cantet. Y puede que, sin desmerecer en absoluto el trabajo de realización del director de El empleo del tiempo, la razón principal de ese impecable acercamiento a la realidad proceda de François Bégaudeau, argumentista, co-guionista e intérprete de la película.


Bégaudeau, que ha sido músico, periodista, crítico de cine en Cahiers du Cinéma y novelista, ha trabajado también en la enseñanza. De su labor como profesor en un instituto problemático surgió su novela La clase, en la que reflexiona sobre el papel del profesor, la relación con sus colegas de profesión y con los alumnos, el autoritarismo y las mejores formas para solucionar los conflictos inherentes en cualquier microcosmos como en de un centro de enseñanza, repleto de gente procedente de clases sociales, razas y culturas tan distintas; sobre todo si estamos hablando del ámbito francés.
Lo más destacable es que la novela (editada por El Aleph en castellano y Empúries en catalán) no pretende documentar la dialéctica entre profesor y alumno, que en general es la base de todas las películas que en Hollywood se han hecho sobre el tema. Bégaudeau repasa en su libro un año escolar sin una estructura narrativa clara, acumulando incidentes e incidencias.
A Cantet se le hizo la luz. Según sus declaraciones, antes de realizar Hacia el sur, su anterior película, tenía muchas ganas de dirigir un filme cuya acción transcurriera íntegramente en el interior de un instituto. Su idea era demostrar que un colegio es como una caja de resonancia de todo lo que pasa en la sociedad. Necesitaba documentarse, hablar con profesores y pasar unas semanas en un centro escolar para empezar a escribir el guión. Dejó parado el proyecto, rodó Hacia el sur con Charlotte Rampling y descubrió poco después el libro de Bégaudeau. Cada página le supuso una solución, y el protagonista, el propio escritor, condensaba en una sola figura a todos los posibles profesores que Cantet había imaginado para su película.
Que Bégaudeau interprete al profesor de La clase, en realidad él mismo, certifica la importancia que ha tenido en el desarrollo de el filme, ya que escenifica ante la cámara de Cantet todo aquello que vivió en primera persona. De este modo, La clase puede verse también como un documento en torno al autor de la novela con todas las licencias del terreno de la ficción que Cantet ha querido introducir.
Hoy es uno de los títulos más rutilantes del cine francés de la temporada, aunque su definitiva arrancada a punto estuvo de ser traumática. La clase estaba en lista de espera para la sección oficial del Festival de Cannes del pasado año. A los seleccionadores les gustaba, pero no habían tomado una decisión. El tiempo apremiaba y Cantet empezó a ponerse nervioso. El mismo día en que se cerraba la selección a competición, obtuvo la respuesta afirmativa.
Pero el director se quedó con la mosca detrás de la oreja. ¿Por qué tanta tardanza? ¿Se estaban planteando la posibilidad de escoger otra película francesa y desechar la suya? Se le puso muy mala cara –lo demostró en público durante el festival– cuando supo que su obra se presentaba el penúltimo día del certamen, es decir, cuando los jurados están ya cansados, saturados de pasarse el día en el cine y lo único que desean es deliberar, dar el premio e irse de fiesta; siempre se ha dicho que las películas proyectadas ese día pasan sin pena ni gloria. Pero contra todo pronóstico, y después de que Cantet aireara su malestar con el festival, La clase ganó la Palma de Oro. Otra historia empezó entonces para la película y para su director.


"Todo pasa por la escuela y todo empieza en ella"
Laurent Cantet


Estilos de canto

"Una astuta e inteligente película sobre la identidad moderna de Francia y sobre el intento de transformar a los jóvenes en ciudadanos a través del diálogo."
Manohla Dargis - The New York Times

"Hace didactismo del bueno con un estilo cercano al docudrama. (...) Una película que respira autenticidad"
Carlos Boyero - Diario El País

"Sincera y honesta"
Luis Martínez - Diario El Mundo

"Tiene mucha miga dentro, y un cine fragante, cálido y a la vez fresco (...) El debate es completo (...) Igual que la película"
E. Rodríguez Marchante - Diario ABC

"Todo un prodigio de montaje que recoge con elegante precisión los pormenores de una batalla dialéctica y vital sin solución (...) una propuesta verdaderamente atípica, formalmente valiente, dramáticamente hipnótica y temáticamente imprescindible.
Alberto Bermejo - Diario El Mundo

"Sigue su impronta de cine social, utilizando el formato de falso documental (...) merece figurar en el grupo de películas con aspiraciones de figurar en el palmarés de Cannes."
Lluís Bonet Mojica - Diario La Vanguardia


CACAREOS


TOÑI


No había cumplido aún los cinco años. Saltando charcos y patinando sobre las piedras mojadas se dirigía a la escuela. Toñi era un buen niño, tímido, de ojos grandes y sonrisa balsámica. Su abuela le había asentado el “peo” del flequillo con fijador de saliva pero la crin hirsuta había recuperado su lozanía despejando su frente, ampliando la luz que irradiaba su inocente faz. Se cruzó con la cabra mocha del tío Juan que amenazó con embestir y con la tía Oliverata que le embistió de veras, dejando, tras catorce besos y siete “que me le como”, su carita sonrosada y untuosa, que limpió con la manga del jersey al girar la esquina.
El aire frío de la mañana le atravesaba limpiando su cuerpo de fatigas, haciéndole ligero y transparente. La escuela de los parvulitos estaba lo suficientemente lejos como para que Toñi aprovechara, en diez minutos, para cortar no menos de treinta y tres cabezas a todos los monstruos que querían cerrarle el acceso al colegio. En uno de los embates, su cartera paró una garra mortífera y la pizarra se hizo añicos.
Cuando tras las oraciones y el examen rutinario de oídos, uñas y piojos se atrevió, temeroso, a contarle a la señorita lo que había sucedido, pasó en cuestión de segundos de ángel a demonio y arrodillado, en la esquina del frío aula sufrió el escarnio de sus compañeros coronado con orejas de burro. Entre temblores, hipo y lágrimas, decidió que en adelante, su brazo justiciero dejaría en paz a los dragones y se alinearía con causas más necesarias y razonables que tenían que ver con los maestros y la iniquidad, pero no se lo diría a nadie.
Jaht



Y me parece a mi

1+1=Ciudadanos

Disección, en dos horas, del sistema educativo francés, en lo que se refiere a la educación especial, en un instituto multicultural de la periferia de París. La palabra como fórmula de acercamiento y como arma (a veces florete, a veces mortero) para romper el cerco.

Reflexión necesaria para profesores, padres y alumnos (de todo el mundo) que quieran profundizar en sus responsabilidades y posturas. Muchos, como ya aventuraba Laurent Cantet, huirán de la imagen reflejada en el espejo. La historia de estos educadores, un buen equipo de profesionales, y de los muchachos (africanos, chinos, marroquíes, antillanos,...) trasciende el hecho cinematográfico para convertirse en documento antropológico.

Es una de esas lecciones de ética y coherencia que disgustan y cabrean, sin pretenderlo, a quienes no están a la altura o no creen en el éxito de la tolerancia y la paciencia elástica.

François Bégaudeau, autor de la novela (Entre les murs), co-guionista y protagonista y Laurent Cantet -director-, creen en su proyecto y eso se hace patente, aportando tal dosis de credibilidad, que a veces te hacen dudar de si estás viendo una película o siguiendo una clase en directo.
spoiler:
Tras analizar con pormenor los órganos del cuerpo educativo, no se encuentran las causas de la enfermedad. Pero con rutina científica los doctores, inmunes al desaliento, cosen y prometen seguir investigando.
Jaht




Picoteando en corral ajeno

miércoles, 15 de abril de 2009

Película #175


El Truco del Manco
16 y 17 de Abril
Sala Avenida - Jaraíz
21:30 hrs



Director: Santiago A. Zannou
Intérpretes: Juan Manuel Montilla "El Langui", Ovono Candela, Javier Iglesias, Elio Toffana, Mala Rodríguez
Título en VO: El truco del manco
País: España
Año: 2008
Fecha de estreno: 16-01-2009
Duración: 87 min.
Género: Drama
Color o en B/N: Color
Guión: Iván Morales, Santiago A. Zannou
Montaje: Jaume Martí
Fotografía: Albert Pascual
Música: Woulfrank Zannou




Sinopsis argumental
Pese a que les unen pocas cosas, el Cuajo (Juan Manuel Montilla Langui) y Adolfo (Ovono Candela) son amigos íntimos. Uno sufre una parálisis cerebral que le impide moverse con facilidad. El otro intenta superar su adicción a las drogas. Ambos quieren tirar adelante pese a los obstáculos de la vida. Levantar un estudio de sonido será su modo de superarlos.



martes, 7 de abril de 2009

Película #174

CAMINO
9,10,11 de Abril
SALA AV
ENIDA
Jaraíz de
la Vera
21:30 Horas








SINOPSIS

Inspirada en hechos reales, CAMINO es una aventura emocional en torno a una extraordinaria niña de once años que se enfrenta al mismo tiempo a dos
acontecimientos que son completamente nuevos para ella: enamorarse y morir. CAMINO es, sobre todo, una luz brillante capaz de atravesar todas y cada una de las tenebrosas puertas que se van cerrando ante ella y que pretenden inútilmente sumir en la oscuridad su deseo de vivir, amar y sentirse definitivamente feliz.




REPARTO
Director: Javier Fesser
Nerea Camacho -Camino-
Carmen Elías -Gloria-
Mariano Venancio -José-
Manuela Vellés -Nuria-
Ana Gracia -Inés
-
Lola Casamayor -Tía Marita-
Lucas Manzano -Cuco-
Pepe Ocio -Don Miguel Ángel-

Claudia Otero -Begoña-

Jordi Dauder -Don Luis-
Emilio Gavira -Mr. Meebles-
Miriam Raya -Elena-




Lo que dicen los que cobran por decir

Edmon Roch. GUIA DEL OCIO

"Un misil contra el fanatismo cuya fuerza convence"

Carlos Boyero. EL PAIS

"Implacable, fascinante y tiernísima"

Begoña del Teso. DIARO VASCO

"Contiene secuencias magistrales y momentos de arrebatadora fuerza poética."

Oti Rodríguez Marchante.ABC

"Fesser aborda con riesgo, desarrolla con verosimilitud y concluye dejando al espectador en un estado de alta tensión emocional."

Lluís Bonet LA VANGUARDIA

"Camino es, por encima de todo, una buena película. Pero también, necesaria."


Antonio Miravalls GUÍA DEL OCIO

"Una excelent e Carmen Elías."

Mirito Torreiro. FOTOGRAMAS

"Una película inmensa. Un film monumental, emotivísimo y doloroso."




Otros datos relevantes de esta película:



Pais: España Año: 2008 Fecha de Estreno:17-10-2008 Duración: 143 Minutos Género:Drama


Guión: Guillermo Fesser Música: Rafa Arnau



PREMIOS
6 Premios Goya 2009:

  1. Mejor película.
  2. Mejor dirección -Javier Fesser-
  3. Mejor guión original -Javier Fesser-
  4. Mejor interpretación masculina de reparto -Jordi Dauder-
  5. Mejor interpretación femenina protagonista -Carme Elías-
  6. Mejor actriz revelación -Nerea Camacho-
Otro Premios:
  • Premio cinematográfico José María Forqué
Ganadora del premio a la mejor película
  • Premio Sant Jordi
Ganadora del premio a la mejor película española
  • Premio Sant Jordi
Carme Elias, Mejor Actriz en película Española
  • Premio Gaudí
Ganadora del galardón a la mejor película Europea
  • XVIII Edición de Premios Unión de Actores
Actriz Protagonista: Carme Elias
Actor Protagonista: Mariano Venancio
Actor Secundario: Jordi Dauder
Actriz de reparto: Lola Casamayor
  • Festival Internacional de Cine de Guadalajara (México)
Mejor Fotografía

CACAREOS



Amor platónico

Cuando yo era niño, la Vera, por estas fechas, se vestía de gala y se perfumaba, enervando todos nuestros sentidos. Gustaba de colores blancos, amarillos y lilas sobre fondos verdes. Su brisa fresca nos calmaba la sed, nos hacía cerrar los ojos y nos transportaba a lugares de ensueño donde la absoluta libertad te permitía volar, nadar o saltar sin el más mínimo esfuerzo. ¡Claro que se respiraban las almendras!, pero había algo más en el aire….
La Vera no era demasiado respetuosa con los colores negros, morados y púrpuras, que don Agapito estimaba decentes en los días que se amordazaban los sonidos (las cabras llevaban esquilas con silenciador). Sólo la matraca tenía derechos acústicos en la Semana Santa, justificados por el pregón al que antecedía: “ Esta tarde, a las ocho, en la Iglesia Parroquial, Santos Oficios con Lavatorio de Pies. También habrá sermón del Padre Dominico y Velatorio del Santísimo”.
El párroco mostraba su cara más avinagrada cuanto más resplandeciente se mostrara la moza norteña y ni siquiera la perdonaba cuando algunos días se ponía el velo. Decía, el buen hombre, que lo hacía para provocar, porque así destacaba más su sonrisa.
Decidí dejar de jugar a los bolindres y de ponerme pantalón corto, el día que Itziar Verástegui (alias la Vera) rozó accidentalmente mi flequillo con el vuelo de su falda. Yo tenía nueve años y ella dieciocho. Aquella flor silvestre, hija de desterrado, volvió a San Sebastián un año después, afortunadamente yo ya no estaba en el pueblo, porque de ser así habría muerto. Y es que no es lo mismo abandonar que ser abandonado.
Jaht






viernes, 3 de abril de 2009

Ganadores Notodofilmfest 2009

Gal.lam: Palmarés y Crónica

de la VII Edición del NotodoFilmFest


Maquetas y El Extraño se llevaron por primera vez un ex aequo

en el Gran Premio del Jurado.

El Festival de Cine Destilado Jameson Notodofilmfest se puso el miércoles de tiros largos y celebró su noche de gala con la entrega de premios en su séptima edición. 'Maquetas', de Carlos Vermut, y 'El extraño', de Víctor Moreno, compartieron el gran premio del jurado a la mejor película.


Pues así fué, muchachada: allí estuvimos y aquí os lo relatamos. Susake y el que subscribe nos desplazamos a Madrid para asistir al fiestorro, que como es costumbre, prometía divertimento, emoción, nerrrviosss y fotos con famosos.

Sobre las 20:45 llegamos a la jungla; tuvimos potra de la buena al encontrar sitio justo enfrente del Florida Park y sin tener que pagar, o sea la rehostia, no sin antes cruzarnos en el paso de cebra con Vicente Molina Pardo, cortometrajista alicantino que cultiva con artesanía la animación y que optaba a premio con dos piezas (Unidad 59 y Lost Marinos), quien nos puso en conocimiento del acojone que tenía encima, además de la cantidad de alcohol que llevaba en sangre.

Nos pusimos los ropajes en el coche y nos fuimos a tomar un algo, porque no suele ser educado llegar a la hora. Efectivamente, en la entrada del Florida había más cola que en el estreno de E.T.; así que, en un acceso de civismo, me enfrasqué en la tarea de reconocer algún rostro de la hilera expectante. En breves instantes tropecé con mi objetivo: allí estaba el hombre burbuja Júlio de la Rosa, intérprete, escritor y compositor de bandas sonoras (Siete Vírgenes, After...) que venía acompañando a Alberto González (Cirugía, Querido Antonio), otro grande de la animación -con permiso de la polémica- que traía bajo el brazo su pieza Sospechoso. Aproveché la propicia coyuntura que nos brindaban los astros y le saludé. Cuando me quise dar cuenta nos estaban poniendo las esposas acreditativas.

El hall estaba en ebullición: los camareros paseaban bandejas con copas de Jameson que oportunamente trincamos por el favor de aligerar la carga, la prensa hacía destellear los flashes contra las faces de renombre en el photocall y las azafatas te instaban al consumo (gratuito) de palomitas. La farándula del festival se diseminaba en grupúsculos sandungueros en singular mezcolanza, aunque ni yo mesmo sepa muy bien qué quiero decir con esto, desocupado lector en fábula. Aquí y allá se empezaban a dejar ver mentores y gacetilleros del cine, reputaciones literarias, adalides de la forma última y corifeos del rayo catódico, con trajes de la India, Marruecos y Ágatha Ruíz della Prada, así como famosetes de menor calado de los que "te suenan de algo". Entre los afamados, la plebe deambulaba sin brújula atenta a la sorpresa, sugestionada por la luz de la lámpara de araña y la alfombra roja, atraída por el despliegue social. La puesta en escena funcionaba y dejaba fluir un parloteo de verbosidad con ínfulas. Aunque acaso no fuera realmente así, porque no todo el monte es orégano ni mucho menos. Las congregaciones de asíduos y concursantes iban llenando el vestíbulo, otorgándole al sarao ese carácter cinéfilo y familiar que distingue al festival. A un lado, Jaime Rosales hacía llegar con buena señal su augusto timbre a un micrófono en canutazo, sin tener que hacer amago de encorbamiento a pesar de la distancia entre emisor y receptor.

No tardamos en encontrarnos con Marisa Crespo y Moisés Romera, de Proyecta Films, que presentaban su Diógenes 2.0 al sanedrín para el veredicto final. Les saludamos efusivamente, pues su trayectoria y naturaleza les hace merecedores de ello. Su filmografía es extensa y laureada (casi 70 premios en más de 300 festivales de 34 países, más de 2 millones de visitas a sus trabajos en la red: La M manda -mención especial mejor documental V Edición-, 11/11 -mención especial mejor película del público de la VI Edición- Mamás y Papás, Waiting Room, Trinidad...); el binomio valenciano se autoproduce desde el año 2001 y nos hablaron de Domingueros, un largo para televisión de inspiración autóctona que se empieza a rodar en Junio. En el transcurso de esta conversación tuvimos tiempo de hacernos una foto de cabina en tres minutos. Justo después subió al podio de retratos Jim Box, esa estrella mediática de la Escuela de Xixón, también conocida como Guerrilla Film Making. (Jaime Fernández) Miranda, astur y fanático del surf, constituye una de las bestias pardas del Notodo desde que empezara a editar sus pajas mentales allá por el 2002. Su currículum es tan extraordinario como su personalidad: con Fuel, un alegato ecologista sui-generis, se llevó el segundo premio del festival en el 2003, pero su voracidad creativa seguía hambrienta y decidió parir esa inclasificable y magistral obra intitulada H5N1, una 'pequeña' denúncia gripal con la que se sació momentáneamente trincándose el premio gordo de la quinta edición. Siguió alumbrando pequeñas delicatessen como Take-Off (Primer Premio en FOC Cinema, Subimagen y Sanvifilms, mejor montaje en Escorto) y La Marea (9 primeros premios por toda la geografía ibérica, incluyendo sección oficial en Sitges). Se encargó del "making of" de Camino, de Fesser, y como era de esperar engendró un trabajo estilístico, fresco y espontáneo. Además de sus Bragas de la Suerte, con un demencial trío encabezado por el fenómeno Henry Felgueroso, Jim Box se trajo de Gijón un pie de acto de Borau, Fémina Domus, con el que pretendía los favores del director y privilegiado académico (Borau ocupa el sillón B de la RAE, cubriendo la vacante de Fdo. Fernán Gómez). Sin que pudiera pegar un sorbo al Jameson, reconocí a unos metros dos figuras de altura, aunque no destacaran por ella: se trataba de Edgar Lledó y Txema García, uña y carne de la hilaridad, máximos exponentes de la escatología absurda, decanos del savoir fair. Este dúo calavera del show en vivo decidió acercarse a la gala desde la ciudad condal a pesar de que Convivir, obra cumbre de la comedia surrealista, no pasó de finalista, por el simple y humano placer de reencontrarse con los floridos y tomarse unos copazos a la salud de Fesser; su peli de González Sinde del año pasado, Un descuido lo tiene cualquiera, compartió el segundo premio con la multipremiada Abimbowé, de Álex Montoya, una de las ausencias destacadas de esta edición junto a la de Julio Mazarico, tudelano insigne y artífice del primer premio de la categoría, Antidigital -además de las finalistas de este año En la biblioteca y Te quiero-, cuya reciente paternidad le ha obligado a utilizar el camascopio digital para el documental biográfico.

"A ver cuando haceis un largo...!" La flamante ministra Glez.-Sinde a Mazarico y Montoya, Gala 2008.
Edgar y Txema intercambiaban intelectualidades a salto de mata con Pedro Moreno del Oso, Ahram, realizador, teórico de la cinematografía y filósofo de horas perdidas; la brillantez de su talento relucía en singular armonía junto a Almudena Ballester, guionista de sus dos trabajos presentados, Señales y Cúidate Mucho. Fueron ellos los que nos facilitaron audiencia con el gurú de la nueva ola del audiovisual, Alfredo López, visionario artesano cuyo virtuosismo en el toqueteo de la paleta de After Effects llamó la atención del ilustre concejo en El Cobrador del Gas de las Casas Encantadas de la República Popular China, un producto de impecable factura con su sello personal, interpretado por el no menos excepcional Roger Vicente, actor y realizador afincado en Pekín, pater de la célebre Yang Liu (mención especial mejor película del público VI Edición). El malagueño y el catalán ya trabajaron juntos utilizando la misma técnica de El Cobrador... en la espectacular serie American Ruse -con cameos de Jim Box, Ahram, Pubertito...-, usando cromas (fondos monocromáticos que se eliminan en postproducción) y dirigiéndose mediante el programa de comunicación por internet Skype, un mérito añadido a la obra, especialmente en un certamen de esta naturaleza. A pesar de que el valor antropológico de la rogeliada Chinocittà no obtuvo los favores del jurado, el hado les iba a ser propicio aquella noche en pantalla grande. El incansable ingenio creativo de Alfredo López, Eurotrash, le ha reportado una larga lista de galardones con piezas como La Maleta (primer premio del Youtube Intel Film, elegido entre más de 6.000 trabajos de todo el mundo), La Carmen (con Fernando Tejero), Usted está aquí, o los desternillantes doce rollos de Esquecheles, 'humorfast' de rápida absorción de referencia y visionado obligados.

Y así fueron sucediéndose las salutaciones y cortesías en el improvisado cortejo de talentos y notables del mundillo: de la nada surgió, alborozada, la inimitable personalidad de Alejandro Pérez, thehardme, seguida de su inconfundible silueta, pues juntos presentaban una propuesta de título acomodaticio, Un cortometraje de Alejandro Pérez, revisited metalingüístico a modo de guilty pleasure personal (Thehardmenpath dixit), con problema inevitable incluído (Vigalondo dixit). Contraatacaba así de renacido después de que, incomprensiblemente, su Idea para la quinta edición no se hiciera con la mejor triple destilación, lo que no deja de seguir siendo un misterio para media humanidad además de una obra excelente, redonda, sublimada y perfecta en todas sus categorías. Más allá se erigía el porte ponderado y mediterráneo, quasi imperturbable, de Raúl Navarro, Tonikamo. Tras su etapa RLUX, que tantos frutos dió al lado de Montoya (El punto ciego y su remake de 2005, Te quiero -también el remake con Nacho Vigalondo-, Si quieres puedes, ¿Y si hacemos un trío?, Hotel&Domicilio, ¡Pollo! (nominado en mejor película IV Edición), Navarro arremetía en solitario con su particular tour de force de las relaciones de pareja, arrojando al patíbulo dos piezas autointerpretadas junto a su Pilar Rubio personal: The Constant y Rigatoni, ambas finalistas y la última con una nominación a la mejor interpretación, curiosa culminación del intrínseco de su personaje versus el de su partenaire, cuya caracterización ya se perfilaba en Perestroika. Por si fuera poco, Navarro, que actualmente escribe parte de la verborrea que suelta Wyoming en El Intermedio, asaltó la séptima edición como co-guionista de otras dos obras, Ensayo Kafka Error y Boda 09 (finalista).

Y, aun desconociendo los mecanismos mentales que me llevaron a ello, fue entonces cuando me dí cuenta de que Don Fernando Pubertito, el niño de Nagasaki, no iba a aparecer. Efectivamente, Pvbertas se encuentra en las tierras del sol naciente, la de los inventores de roboticos que se fostian entre sí o se descalabran cual maruja intentando bajar una escalera, siguiendo la llamada de esa vocecilla interior de los cojones, atrapado por la crisis del eclecticismo, el manga y los monos bañantes del Fujiyama. Y es que, aunque todavía podríamos esperar lustros para que este sevillano huidizo presente un corto al Notodo, digo una verdad cuando digo que constituye una pieza esencial en el entramado social de la comunidad, y que su vacío se hizo patente. Nótese la constancia que desde aquí hago, te mando un abrazo y un beso en tu barbita de macho cabrino. Así que a falta de sake, quise tomarme un Jameson a su salud. En esta diligencia estaba con Susake, la mía, cuando descubrí a mi lado, atento a la barra, a Jordi Costa. Me acerqué a este admirable escritor, de portentosa pluma, amante de la subcultura y experimentado crítico de cine, y aproveché la ocasión para agradecerle las dádivas literarias que ofrece regularmente en El País, Fotogramas o Mondo Brutto, cual entregado mostrenco, haciéndole partícipe retrospectivo de aquella vez que le pedí fuego cerca del 2 de Mayo en Madrid, sin que su estilo reservado flaqueara ni un instante.

causal,



La gala se retransmitía en directo en las webs de público y de Notodofilmfest dfdsf también la podeis descargar aquí jhgjhg



El cobrador en Cámara Abierta de La2 jhgjhgjh

La séptima edición del festival de cortos Jameson Notodofilmfest ya tiene sus ganadores de entre los 1.000 concursantes que han presentado sus piezas. En una gala conducida en la sala Florida Park por Ernesto Sevilla, integrante de Muchachada Nui, se han dado a conocer los nombres de los afortunados:

Gran Premio del Jurado

En esta ocasión, el galardón más deseado ha sido para dos obras, 'Maquetas', de Carlos Vermut, y 'El Extraño', de Víctor Moreno. Los ganadores compartirán el premio de 15.000 € y cada uno disfrutará de una beca de un mes para estudiar en la New York Film Academy.

'Maquetas' ha sido premiado "por reírse y denunciar las trampas de lo lacrimógeno, por reírse de nosotros", en palabras del director de esta edición, Nacho Vigalondo. El cortometraje, grabado en clave de falso documental, consigue que el espectador se adentre en la tragedia a través de testimonios en primera persona para después, sorprenderle y ridiculizar las emociones creadas.

Su director Carlos Vermut (Madrid) estudió en la Escuela Arte 10 de Madrid y en 2001 publicó el cómic 'Mighty Sixties'. A partir de ese momento colabora como ilustrador con 'Man', EL MUNDO y varias campañas de publicidad. En 2006 gana el premio Injuve por su cómic 'Dibbuks' y comienza a publicar en '¡Dibus!', 'El Mangral', 'Dos veces breve' o 'Bd Band'. Actualmente trabaja en una serie para televisión.

'El Extraño' ha recibido el galardón "por bailar entre la ficción y el documental para descubrir que el extraño somos nosotros", según Vigalondo. El cortometraje de poco más de minuto y medio de duración reflexiona en clave metafórica sobre nuestra presencia en un mundo de iguales.

Víctor Moreno (Santa Cruz de Tenerife), su creador, estudió Cine y Filosofía en Madrid. Sus cortometrajes 'Fajas y corsés' y 'Fauna Humana' fueron premiados en anteriores citas del certamen. Actualmente se encuentra en la producción de su primer largometraje documental 'Holidays', realizado dentro del Máster de Creación Documental de la Universidad Pompeu y Fabra.

Más ganadores:

Premio del Jurado a la Mejor Película de Ficción

'Pudor', de Felipe Vara del Rey. Dotado con 3.000 euros.

La historia ganadora de este premio encierra en la cotidianeidad y la sencillez una fuerte denuncia social que remueve la conciencia del espectador, y que provoca rechazo ante aquello que se acepta con normalidad. Felipe Vara (Madrid) licenciado en Ciencias Políticas y con estudios de dirección, guión y fotografía por el Instituto de Cine de Madrid, se ha volcado en la realización de cortometrajes tras una etapa dedicado a la investigación social. 'Pudor' es su tercer corto.

Premio del Jurado a la Mejor Película Documental

'Balthasar', de Joan Cortés Fàbrega. Dotado con 3.000 euros.

El protagonista es Balthasar, un niño mozambiqueño. La poesía que recita el pequeño pide por un futuro optimista para su país.

Joan Cortés (Gerona) creó en 2002 Kanema, una asociación de documental pedagógico con la que ha viajado por Nicaragua, Mozambique, Estonia y el Sáhara Occidental. Con ella trabaja actualmente en la realización de un documental en red y haciendo piezas para museos y ayuntamientos.

Premio del Jurado a la Mejor Película de Animación

'Sospechoso' de Alberto González Vázquez. Dotado con 3.000 euros una beca para cursar el Máster de Diplomatura de Diseño digital en el Istituto Europeo de Design.

Su realizador recrea una secuencia surrealista sobre un arresto en una comisaría. Alberto González (Madrid) ha obtenido más de 30 premios con sus cortos. Recientemente ha comenzado a publicar cómics y ha aparecido en la antología 'Poesía para bacterias' (Cuerdos de Atar).

Trabaja como guionista de televisión (Agitación + IVA, Made in China, El Intermedio) y prepara el largometraje 'Primero Manhattan', acerca de un detective de 12 centímetros implicado en una conspiración terrorista.

Premio del Jurado a la Mejor Interpretación

Petra del Rey por su actuación en 'Maquetas', de Carlos Vermut. Dotado con 2.000 euros.

Esta es su primera interpretación y sin embargo "nos ha escalofriado desde el primer segundo hasta el último con una sutileza espectacular", según los miembros del jurado.

Premio del Jurado a la Mejor Película de Triple Destilación

'Letal Love', de Manuel David Pareja Ruiz. 3.000 euros y una beca de una semana en la New York Film Academy.

En apenas 30 segundos, David Pareja (Granada) cuenta tres historias de amor y desamor. La felicidad de las parejas no siempre dura eternamente y a veces los finales no son siempre felices.

Premio del Jurado a la Mejor Trilogía

'El cobrador del gas de las casas encantadas de la República Popular China', de Alfredo López Fernández. 3.000 euros y la emisión de la Trilogía en La2 de TVE.

En este primer capítulo de la trilogía, Alfredo López presenta a un personaje protagonista lleno de carisma que abre las puertas a muchas situaciones para ser narradas en los siguientes episodios. Alfredo López ha trabajado como director de fotografía en gran número de cortometrajes y documentales. Además, ha dirigido series de televisión como 'Impares' o 'Generación D. F.'.

Premio Una película de José Luis Borau

'Fêmina Domus', de Jim Box. 3.000 euros. José Luis Borau propuso para esta sección que los concursantes desarrollaran la misteriosa desaparición de una chica y la búsqueda por parte de su familia, su novio y la policía. Juntando todos esos elementos Jim Box propone una historia hilarante.

Jaime (Jim-Box) Fernández Miranda (Gijón) es uno de los talentos descubiertos en Jameson Notodofilmfest, en su palmarés se encuentran, entre otros, un premio en la Tercera edición del Festival ('Fuel'), dos trabajos finalistas en Fotogramas en Corto ('Light Hunter' y 'Take Off') y otro Segundo Premio en Nontzefilm ('Mendrugo'). También ha trabajado en videoclips y publicidad.

Premio del Público a la Mejor Película

'Un cortometraje de Alejandro Pérez', de Alejandro Pérez. Dotado con 1.500 euros.

El premio del público lo eligen los espectadores a través de sus votaciones en la página del festival. En esta ocasión el cortometraje más votado ha sido el de Alejandro Pérez (Madrid), licenciado en Comunicación Audiovisual que ha desempeñado labores tan variadas como diseñar el primer videojuego de realidad alternativa para Internet, o adaptar chistes en el doblaje de Padre de Familia. Además, ha dirigido cortometrajes como 'Empathy Blue', 'Estramonio' o 'Idea', nominado en la quinta edición de Notodofimfest.

Premio Rey del Box Office

'A cuestas con mis padres', de Vicente Bonet Martínez. Dotado con 500 euros.

La pieza cuenta de una forma irónica lo traumático de las relaciones homosexuales cuando te persiguen los complejos y prejuicios de tu familia. Su director, Vicente Bonet se ha formado en el Centre d'Estudies Cinematografics de Catalunya y este es su primer corto profesional.


--------------------------

'Maquetas' y 'El extraño', ganadoras ex aequo de los premios Notodofilmfest

Los cortos 'Maquetas', de Carlos Vermut, y 'El extraño', de Víctor Moreno, han sido los ganadores, ex aequo, del VII Festival Jameson Notodofilmfest, un certamen de cine que utiliza internet como plataforma y que ha dado a conocer esta noche sus fallos en una fiesta en Madrid.


'La negociación', de Juan Carrascal y Arturo Artal, ganadores de la pasada edición, fue el cortometraje encargado de dar el pistoletazo de salida a una noche de cine y humor, en la que además de los cortos nominados, se proyectó 'Marisa', el cortometraje dirigido por Vigalondo para esta edición del especial.

El director cántabro, con una larga trayectoria en el corto y responsable de 'Los cronocrímenes', ha sido también el encargado de entregar los dos premios principales de la noche al falso documental 'Maquetas', 'por reirse y denunciar las trampas de lo lacrimógeno, por reirse de nosotros', y al cortometraje de poco más de 1:30 minutos de duración 'El extraño', 'por bailar entre la ficción y el documental para descubrir que el extraño somos nosotros'.

------------------------

Notodofilmfest encumbra el falso documental

Dos documentales de ficción se reparten el Gran Premio del Jurado

La VII edición del festival de cortometrajes Jameson Notodofilmfest ha puesto de manifiesto la frágil línea que separa a dos géneros: el documental y la ficción. Por primera vez dos películas (Maquetas y El Extraño) resultaron nominadas en ambas categorías. La primera logró engañar al jurado presidido por Nacho Vigalondo: "No sabíamos si eran personas interpretando o si era real", explicó el director Jaime Rosales, miembro del jurado junto a Gracia Querejeta, Alberto Rodríguez y el director de Los Cronocrímenes.

La ambigüedad de ambas cintas proporcionó a sus directores (Carlos Vermut y Víctor Moreno) el Gran Premio del Jurado ex aequo. Y a pesar de que no se llevaron los premios a la Mejor Ficción (el ganador fue Pudor, de Felipe Vara) ni a Mejor Documental (Balthasar, de Joanot Cortés) las críticas por clasificarlas en dos categorías diferentes se oyeron en los corrillos de la gala de entrega de premios, celebrada en Madrid el pasado miércoles.

A diferencia de lo que ocurrió el año anterior con La bolita (de Arturo Artal y Juan Carrascal, que se llevó el premio de Ficción) en esta edición la comedia no conquistó ninguno de los citados premios. Algo sobre lo que Vigalondo reflexionó: "Lamentablemente, y es una queja que tengo, los cortos cómicos tienen ciertos problemas porque lo tienen muy duro. Hay cortos de temática social que en tres minutos aluden a un tema real y tienen un impacto emocional muy fuerte, por lo que de repente la comedia queda en descrédito".

El premio a la Mejor Película fue para Un cortometraje de Alejandro Pérez (de Álex Pérez), un homenaje al metalenguaje cinematógrafico y una crítica a la creación del copiar y pegar. Sospechoso (de Alberto González) fue galardonado en la categoría de Animación, Letal Love (David Pareja) en la de Triple Destilación otorgado al mejor corto de 30 segundos, El cobrador del gas (Alfredo López) en la Mejor Trilogía, Fémina Domus (Jim Box) en el premio José Luis Borau y A cuestas con mis padres (Vicente Bonet), un alegato contra los prejuicios heredados, el premio Rey del Box Office. Todos los cortos pueden verse en la web de Público.

----------

La gala un poco aburrida para mi gusto, lo que pasa que con la emoción de los premios moló. Además es lo de siempre, que lo mejor fue la gente, un 10 para todos. Es una pena que el notodo no se celebre cada mes y ver a toda la peña.

Todos y cada uno de los nominados del foro se hubieran merecido ganar porque son cojonudos.

En cuanto a los premiados la sorpresa del gran premio no fue tanta sorpresa. Viga explicó que hubo un gran debate en el jurado sobre Maquetas y El Extraño. Dijo que no recordaba si fue Rosales el que sugirió incluirlos a los dos en las dos secciones. En ese momento se hizo la luz. Me imagino a Rosales con esa voz profunda, aterciopelada, ese hablar lento, cansino, transcendente, mientras el resto del jurado se adormedecía dando cabezazos en la mesa haciendo que el de al lado se despertara súbitamente por el golpe del cráneo contra la mesa, hasta que a las 3 horas de parlamento Vigalondo hiciera un esfuerzo y dijera lo único capaz de articular ante el tedio "lo que quieras Rosales, lo que tu quieras".

Carlos Vermuth un tipo estupendo y su corto se merece el premio.

El karaoke, raro. Lo mejor el Born to be Wild adornado por nuestras voces angelicales.

chao ahr


yo pensándolo perdí 3 veces... el año pasado sólo 2...voy mejorando nuria

Me imaginaba que aquello tenìa que ser divertido y que ìbamos a estar bien...me equivocava, estuvo GENIAL!!!
Aùn tengo que procesar tanta informaciòn y me alegro de haber puesto tantas caras a seudònimos-colegas del foro.
He conocido un montòn de gente buena.
Me alegro de estar en este foro-paraìso-creativo.

Hay que repetirlo!!!

Besosmarisa

Adorables borrachos, no borrachos, seres animados e inanimados.
Agradecida y emocionada solamente puedo decir que sois unos truhanes.
Creo que me queda otro dia para poder regir bien.
Puto Jameson.
Putas cocacolas a precio de copa.wilde


Me lo pasé genial en la fiesta, passote conocer a la peña forera.
Lo malo fueé en cuanto me despedi de Pedro y compañía, me dió una bajada de azucar brutal y acabé en una UVI movil.
Al final me he pasado el día en Madrid he llegado ahora a casa a las 1 de la mañana del jueves.
Al final una comedia con CASI un final trágico, pero ya estoy mejor.

SALUDOS Y ABRAZOS

P.D: ROGER este premio es tuyo tanto como mío y tu hermano es un CRACK.

20 porras y una napolitana, todo ello bañado con un colacao lleno de grumos.
Pensaba que me estaba poiendo malo de ver eso, pero no, era otra cosa

Txema es como un personaje de Heroes, huele a kilometros la comida, una especie de jean baptiste grenouille, muy grande trashgirl


Veamos, alguien sabe andestán, y en qué estado, los siguientes pájaros:
Oriol -iba cogiendo carrerilla
Txema y Ezgart -iban en cabeza
Jarmepaz (perdón, ALEX) -a pesar de su abstemia, es pública y notoria su nocturnidad
Vigalondo -sin comentarios. Bueno sí: ¿Cantó "Me huele el pito a canela"?
Tonikamen -pletórico, avanzando posiciones
Molina Pardo -por momentos en una especie de deja vú invertido, como apuntó Ernesto Sevilla, esto es, que por momentos no tenía ni puta idea de dónde estaba (buenísimo, Mellizo)
O Rei dos Pazos (El Elvis Prihly galego galam)

JimBocs llegó bien a Xixón tras conducir toda la noche como el Cobrador del Gas.


Sin premios no hay paraíso

Al final todo según lo previsto: Alberto González ganó animación (todo lo que él gane es poco)y maquetas de Carlos Vermut ganó el gran premio compartido con el extraño (un corto único en el mundo).
Cada año me presento a algún que otro certamen de pintura con premios económicos superiores al notodo. ¿Por qué acudo al resto de certámenes con las pulsaciones de Indurain y en el notodo tiemblas hasta el último segundo? Por que la gala es increíble. La fiesta es inmensa y te ves en pantallas grandes si ganas algo. En el notodo te tratan bien y te dicen cosas bonitas. Es como una especie de novia-exnovia con todas las consecuencias que ello conlleva.
Enhorabuena a todos los ganadores.

martes 31 de marzo de 2009

Mañana la gala del notodo

Las probabilidades de ganar algo este año son muy reducidas. Aunque claro, el año pasado llevaba un corto MUY BUENO y no ganó nada. Por la misma regla de tres un corto más malillo puede ganar algo (mañana se podrá ver en la página de PUBLICO.ES)
La esperanza se alimenta sola. Con premio hay promoción, distribución, y lo más importante; almacenas trabajo. Sin premio no hay nada. Es triste ver como la lógica implacable del mundo va hundiendo las posibilidades de hacer ciertas cosas. Es una selección artificial tan justa o injusta como la natural. Cuando pintas un cuadro o dibujas no son imprescindibles largas jornadas ni concentración infinita, es más parecido a cagar o mear. Hacer cortometrajes es otra historia, no se engañen, cualquier actividad artística puede ser considerada como una actividad biológica o de extrema necesidad. Queda muy poético, muy bonito.(Pero) En la pintura o dibujo hay vivencias que van creciendo con el tiempo, objetos cuyo aura te transmiten cosas. El cortometraje parece que sólo crece, sólo sirve, si gana premios. Por suerte no puede estar eternamente colgado en el salón de tu casa. Cosas de la reproductivilidad técnica